Aniversario 196 del título de ciudad a Santa María del Puerto del Príncipe

escudocmgEn el acto del cabildo abierto junto a la costa, los primeros colonos juraron que se colocaban bajo la protección de la Virgen María Santísima de La Candelaria, y que tomaban por arma y divisa un escudo circular, de color azul, con una paloma de plata en el centro. De esta forma quedaba asentada a perpetuidad la villa de Santa María del Puerto del Príncipe, el 2 de febrero de 1514.

El escudo redondo respondía una figura frecuentemente empleada en la Península Ibérica. En la heráldica, el azul simboliza la realeza, serenidad y justicia, entre otras virtudes parecidas. La paloma es símbolo de la fe, el amor y la paz, y el color plateado alude a los meses del invierno.

Como tres años después el rey concedió escudo de armas a Santiago de Cuba, las autoridades principeñas reiteraron su pedido a través del Adelantado Diego Velázquez, pero este si siquiera se molestó en contestarles.

A pesar de eso, en 1518 desde Puerto Príncipe le comunicaron a Velázquez que continuarían utilizando el escudo que ya empleaban, pero ahora con dos palomas añadidas. Esa modificación se realizó para diferenciarlo del escudo de Sancti Espíritus, que era muy semejante.
A partir de allí y durante dos siglos y medio Puerto Príncipe estuvo pidiendo la oficialización de su escudo, finalmente en el Acta Capitular del 16 de marzo de 1780, aparece la reiteración de solicitud, recordándole ahora a la corte los servicios pecuniarios y personales que había prestado la Villa a la corona. Así como “el aumento en [que] se halla su población la brillantez, y civilidad de sus vecinos, y en su vista instruidos, bien inteligenciados los Señores concurrentes de la certeza de sus particulares….”.

Se añade en el documento que las dos palomas llevan en medio un hachón ardiente, orlado todo por un toisón de oro. El hachón o hacha era una especie de vela de cera, grande y gruesa, de prisma cuadrangular y con cuatro pabilos o con mecha de esparto y alquitrán. capaz de resistir el viento sin apagarse.

El toisón añadido hacía referencia a una piel con lana utilizado por los caballeros para proteger sus armas.

Se sabe que Puerto Príncipe tuvo otros escudos a partir del diseño original, así como otras figuras dibujadas, pero esas reseñas se han perdido. Sin duda que a partir de aquellos se llegó a la presentación del escudo actual, al cabo uno de ellos fue examinado en 1700 por Don Francisco Doroteo de la Carrera, influyente cronista y especialista en armas de la corte del rey español.

De la Carrera dictaminó al respecto y añadió algunos aspectos que creía necesario para dar lustre e hidalguía a la Villa y mediante Despacho Real del 10 de marzo de 1817, estableció el diseño definitivo del Escudo de Armas de la ciudad de Puerto Príncipe, el que aún Camagüey mantiene.

Nuestro escudo tiene la configuración del escudo clásico francés de medio punto y aunque se usó y algunos heraldistas lo rechazan para representar un escudo ibérico, fue en realidad bastante común por la parte central del norte de España.

Esa influencia francesa no tiene nada de extraño si tenemos en cuenta que para la fecha se iniciaba el reinado de los Borbones en España, a partir de Felipe V, duque de Anjou y nieto de Luis XVI de Francia. Esta rama reinó en España de 1700 a 1808, de 1814 a 1868, de 1875 a 1931 y desde 1975, con Juan Carlos I.

Fue también el cronista quien le colocó los hachones en el pico de las palomas. No se sabe si el lebrel ya se encontraba en diseños anteriores, de todas formas es una magnifica estampa de fidelidad, defensa y vigilancia.(Adelante)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s