Un estímulo nacido de la sensibilidad de la Revolución

02-nuevas-construcciones-holguin-foto-aroldo-garcia-150x125La Habana, dic 23._Una casa es siempre un significativo bien material, pero también un enorme aliciente espiritual. Incluso, a veces lo es doblemente, como les ocurre a los colaboradores de la Salud que abrieron el camino de las misiones médicas cubanas en Venezuela.

Para ellos, como confesó en carta a nuestro diario uno de esos profesionales, la casa en la que ahora viven, o la que tendrán la posibilidad de tener, es un estímulo nacido de la sensibilidad de la Revolución.

Por eso es tan importante que el Consejo de Ministros anunciara, mediante el Acuerdo No. 7606, el procedimiento para la transferencia de la propiedad y pago de las viviendas otorgadas al grupo de 8 000 colaboradores de la Salud contemplados para recibir excepcionalmente ese reconocimiento.

En diálogo con la prensa, Víctor Bermejo Bencomo, director jurídico del Ministerio de Salud Pública (Minsap), informó que de esos inmuebles ya se construyeron cerca de 5 000 en todo el país y que las provincias más avanzadas son Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila y el Municipio Especial Isla de la Juventud.

Los mayores atrasos están en La Habana, Santiago de Cuba, Holguín, Granma y Pinar del Río.

El funcionario explicó que, aunque este programa especial se acomete en medio de las restricciones económicas del país —lo que en algunos casos influyó en la calidad de la terminación de las casas—, se honrará el compromiso con estos especialistas, por lo que se han buscado soluciones alternativas como, en el caso de la capital, la readecuación de consultorios del médico de la familia u otras instalaciones que hoy se desocupan debido a la reorganización del Sistema de Salud.

El Ministerio de la Construcción y el Instituto Nacional de la Vivienda, que actúa como inversionista, circularon desde el primer momento entre los colaboradores los diferentes proyectos de vivienda por tipología.

También se explicó que lo que se cobrarían serían los materiales de terminación. Lamentablemente, las circunstancias pudieron más que esa primera voluntad, y las edificaciones no fueron homogéneas, pues tuvieron que buscarse soluciones constructivas territoriales.

«Ello no justifica —subrayó Bermejo— las chapucerías que, sin lugar a dudas, se han verificado en el acabado de algunos de esos inmuebles. Por ejemplo, filtraciones, pisos hundidos, rajaduras en las paredes y el techo, y la ausencia de condiciones previstas en el proyecto. El Ministerio de Salud discute en la actualidad con los gobiernos territoriales, los constructores y las direcciones de Vivienda para solucionar esos problemas».

Precisamente por estos días, tras darse a conocer el acuerdo del Consejo de Ministros, las autoridades del Minsap han recorrido todas las provincias para informar y capacitar a los responsabilizados con hacer cumplir lo dispuesto, así como para explicar lo establecido a los colaboradores beneficiados y aclarar sus dudas, muchas de las cuales han llegado a la redacción de este diario.Granma

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s