Su prevención y cura está a nuestro alcance

cancerHoy 4 de febrero el mundo celebra otro día más de lucha contra el cáncer bajo el lema “A nuestro alcance”.

La agenda de salud mun­­dial tiene hoy un desafío innegable: controlar el cáncer ante la creciente pre­va­lencia de esta enfermedad. Si bien las tendencias globales hablan de que la supervivencia de los pacientes de cáncer en el mundo está aumentando, estas curvas no se traducen aún en una reducción de las tasas de mortalidad;  y en ello coinciden numerosos especialistas.

Ante la llamada epidemia silenciosa del si­glo XXI, las Organizaciones Mundial y Panamericana de la Salud (OMS/OPS) instan a los sistemas sanitarios a implementar medidas accesibles y costoeficaces para prevenir este pa­decimiento y evitar que las personas mueran por su causa antes de tiempo.

Solamente en las Américas, casi el 50 % de los fallecimientos por cáncer se producen en forma prematura, es decir, antes de los 70 años, cuando está demostrado que muchas veces las personas se pueden curar si se detecta tempranamente y se trata de manera adecuada.

La OPS advierte que casi tres millones de personas son diagnosticadas con cáncer cada año en la región y 1,3 millones fallecen; y estima que si no se toman acciones, los nuevos casos de cáncer podrían aumentar un 30 % en la próxima década.

Cuba no está ajena a este contexto, si tenemos en cuenta que al cierre del año 2012, precisamente el cáncer desplazó a las enfermedades cardiovasculares y se ubicó como la primera causa de muerte en nuestro país. El aumento del número de casos, de acuerdo con investigaciones realizadas por las autoridades de salud, ha estado acompañado en varias ocasiones por los diagnósticos tardíos, en lo cual ha influido, por ejemplo, la demora de los pacientes en acudir al médico ante signos y síntomas de alarma.

El Anuario Estadístico de Salud (2013) se­ñala que la incidencia de esta dolencia en Cuba en el año 2010 registraba el cáncer de piel como la primera causa para ambos sexos, seguido de cáncer de pulmón para hombres y el de mama para las mujeres. En el tercer lugar se ubica el cáncer de próstata para el sexo masculino y el de pulmón para las féminas. El cáncer de la cavidad bucal en los hombres, y el de cuello uterino en la mujer registraban el cuarto puesto, en tanto el de colon era el quinto tipo de cáncer en cuanto a incidencia para ambos sexos.

El informe estadístico refiere que al cierre del 2013 la primera causa de mortalidad por cáncer correspondió al de pulmón, tanto p­a­ra hombres como para mujeres. El segundo puesto lo ocupó el de próstata y el de mama, respectivamente; seguido del cáncer de colon para ambos sexos.

Asimismo, en el caso de esta última localización, el anuario advierte que está expuesto a una sobremortalidad femenina; en tanto el 2013 cerró con 857 hombres contra 1 207 mu­jeres fallecidos por esta causa.

El cáncer de laringe ocupa el cuarto puesto en el sexo masculino, y en la mujer lo tiene el cáncer en otras partes del cuerpo uterino. En el quinto sitio se encuentran el de esófago para hombres y el de cuello uterino en las mujeres.

Basado en una estrategia nacional encaminada a fortalecer las acciones de promoción y prevención, diagnóstico temprano y oportuno, rehabilitación y cuidados al final de la vida de las personas con este  padecimiento; así como también la evaluación e investigación de la incidencia de la enfermedad, que contribuya a reducir la mortalidad y elevar la calidad de vida de los pacientes, se implementa en Cuba desde el año 2009 el Programa Integral para el Control del Cáncer; el cual se coordina por el Ministerio de Salud Pública hacia todas las provincias y territorios del país.

DIAGNÓSTICO OPORTUNO, MÁS VIDA
Nadie es más responsable de su salud que el propio individuo, es una alerta de la comunidad oncológica ante el necesario autocuidado de las personas, que con acciones totalmente dependientes de su voluntad pueden contribuir a un diagnóstico precoz de lesiones malignas precursoras de la enfermedad.

Realizarse correctamente el autoexamen bucal, de mama y de piel, por ejemplo, así co­mo acudir responsablemente al menos en una oportunidad al año ante el médico de la familia para consultarse, son medidas más que oportunas.
Cuba ha priorizado el desarrollo de su in­dustria biotecnológica y farmacéutica, desde la concepción clara de colocar la alta tecnología y el potencial científico en función de las necesidades de salud de su población.

En ese sentido, se destaca el trabajo continuo de instituciones de investigación como el Centro de Inmunoensayo (CIE) y el Centro de Inmunología Molecular (CIM); el primero imprescindible hoy en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades en tanto tiene la misión de garantizar las estrategias, tecnologías y reactivos necesarios para el pesquisaje activo integral de las principales causas de morbilidad en la población cubana. El segundo, apuesta por el desarrollo de la inmunoterapia como una de las más efectivas herramientas contra el cáncer, y cuenta con una cartera de productos de probada efectividad como las vacunas terapéuticas contra el cáncer de pulmón.

Utilizando el Sistema Ultra Microanalítico (SUMA), el CIE diseñó, por ejemplo, para la pesquisa y el diagnóstico precoz del cáncer cérvicouterino y sus lesiones precursoras, un paquete tecnológico completo que incluye un kit de citología. De uso personal, totalmente estéril y desechable; con espéculo plástico, espátula, aplicador, lámina portaobjetos, frasco de solución fijadora o cito-espray para su conservación y una sábana también desechable, para colocar sobre la camilla, este kit ga­rantiza todas las condiciones de asepsia y una elevada calidad en la toma de la muestra ci­tológica.

La confianza que ofrece su uso para las mujeres y también para el personal sanitario ha incidido en el incremento de la efectividad y la cobertura de la citología en la población femenina cubana; si bien los especialistas alertan que aún muchas mujeres esperan de ma­nera pasiva que su médico o enfermera de la familia las cite para realizarse la prueba citológica; desconociendo que el mayor riesgo para desarrollar el cáncer cérvico uterino está entre los 20 y 59 años de edad, fundamentalmente en la etapa reproductiva de la mujer.

El video Colposcopio Digital (SUMASCOPE), equipo que se emplea en las consultas de ginecología para examinar el interior de la vagina y evaluar la topografía, coloración, configuración, angioarquitectura y grado de alteración del cue­llo del útero, sobresale como un segundo elemento de este paquete tecnológico. Por las posibilidades de amplificar la imagen de la parte exterior del cuello uterino hasta 216 ve­ces, a partir de una cámara de alta resolución, el colposcopio permite al médico detectar cual­quier lesión aunque sea pequeña, y guardar la información de cada paciente en una base de datos, lo cual garantiza el se­guimiento detallado de la evolución de la en­fermedad. Este paquete cuenta además con un equipo de radiocirugía o electrocirugía con aspirador de humo, que permite cerrar el ciclo de diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

El CIE tiene en su cartera de productos otros diagnosticadores eficaces como la prueba PSA (antígeno prostático específi­co) total y libre para el cáncer de próstata, para realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad y el diagnosticador Sumasof para localizar la presencia de sangre humana oculta en heces fecales. En cinco minutos, esta prueba rápida detecta si existe sangramiento en cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano.

La mayoría de los cánceres son menos letales y más tratables si se detectan en su etapa inicial. Es por ello que expandir, hacer accesibles y universales los métodos de detección temprana y educar a la población en su uso, es fundamental.

Hoy 4 de febrero, el mundo celebra otro día más de lucha contra el cáncer. Bajo el lema “A nuestro alcance”, la Unión In­terna­cio­nal Contra el Cáncer (UICC), busca llamar la atención en este 2015 sobre la necesidad de implementar soluciones que estén accesibles a la población. Se trata de lograr la meta asumida en el 2013 por los países de la región y del mundo en la OPS y en la OMS, de reducir en un 25 % las muertes prematuras por cáncer y otras enfermedades no transmisibles para el 2025.

La aparición de al menos un tercio de los tipos de cáncer más comunes pueden prevenirse si se deja de fumar, se hacen ejercicios regularmente, se mantiene un peso saludable, se restringe el alcohol y se comen más frutas y verduras.
No obstante, los estilos de vida saludables requieren no solo voluntad individual, sino también políticas y entornos que hagan que las opciones saludables sean las opciones más fáciles de tomar.

En ese aspecto, y con vistas a este día, la OPS insiste en que los países deben tener po­líticas, leyes y programas que reduzcan la ex­posición a los factores de riesgo del cáncer —el tabaquismo, la inactividad física, la die­ta malsana, el consumo nocivo de alcohol, la obe­sidad— y que favorezcan cambios de comportamiento hacia estilos de vida más saludable.

Controlar el cáncer es entonces un desafío de todos.Granma

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s