La Historia: columna vertebral de la Revolución

La fecha del 15 de marzo está marcada en la historia por dos acontecimientos de marca importancia en el devenir histórico de la nación cubana: La Batalla de las Guásimas y la Protesta de Baraguá, hecho este último del que conmemoramos  el aniversario 140.

Ambos sucesos se enmarcan en los primeros 10 años de lucha del pueblo cubano contra el dominio colonial español que tuvieron entre sus principales protagonistas a Antonio Maceo, personalidad que trascendió con el apelativo de “El Titán de Bronce”.

Recordar estos hechos y a uno de sus actores principales es demostración certera de que la Historia además que una ciencia es en conjunto de conocimientos de los cuales no debemos ni podemos  desligarnos, muy por el contrario, tenemos el deber de preservarlos y difundirlos, porque como aseguró la  Doctora Graziella Pogolotti,  “El conocimiento de la historia es primordial,  y tiene que ver con el futuro de la nación”.

Una idea con la cual coincidimos, porque esta ciencia tiene gran importancia en la formación de las nuevas generaciones, llamadas a garantizar la continuidad del proyecto social que edificamos en Cuba y preservar las conquistas de la revolución.

En estos tiempos convulsos que vive la humanidad no podemos para por alto que la historia constituye la columna vertebral de la Revolución, y  que nuestros detractores utilizan cualquier brecha que dejemos para desmontar los elementos claves que tributan a fomentar nuestra identidad nacional, las tradiciones y la cultura autóctona.

Una práctica a la que han recurrido desde siempre los elementos de la derecha internacional y sobre la cual alertaba José Martí desde el lejano año 1890 cuando en carta a  Manuel de la Cruz Martí preguntaba ¿”Por qué se ha de falsear la historia”? ¿Por qué se ha de tomar pretexto de una mentira para derramar la sangre y segar los recursos del país”?

La escuela, el hogar, las instituciones culturales y todos los espacios posibles han de convertirse en escenarios donde enseñar la historia de Cuba… Y hacerlo con la clara convicción martiana de que…  “De amar las glorias pasadas se sacan fuerzas para adquirir las glorias nuevas”

Recordemos siempre que Historia contribuyen a que nazca y se fortalezca  en los niños, adolescentes y jóvenes  la lealtad a nuestros símbolos, la fidelidad a los líderes de la Revolución, el sentido de justicia y solidaridad; y de lo que se trata es de que desde el conocimiento de esta ciencia, las nueva generaciones puedan sentirse más cubanos y lleguen a comprender cabalmente su idiosincrasia. Martha Martínez Duliet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s