Presidente cubano visita museo Parque Nacional La Demajagua

  Ante los venerables hitos que marcan el nacimiento de la nación cubana en el museo Parque Nacional La Demajagua, Díaz-Canel guardó instantes de solemne silencio y respeto, en el inicio de la visita de Gobierno a la provincia de Granma. Foto: Estudios Revolución.


Ante los venerables hitos que marcan el nacimiento de la nación cubana en el museo Parque Nacional La Demajagua, Díaz-Canel guardó instantes de solemne silencio y respeto, en el inicio de la visita de Gobierno a la provincia de Granma. Foto: Estudios Revolución.

La Demajagua, Granma, 28 jun.- Ante los venerables hitos que marcan el nacimiento de la nación cubana en el museo Parque Nacional La Demajagua, sitio donde el 10 de Octubre de 1868 Carlos Manuel de Céspedes dio inicio a las luchas independentistas, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, guardó instantes de solemne silencio y respeto, en el inicio de la visita de Gobierno a la provincia de Granma.

Cerca de las 9:15 de la mañana de ayer llegó al memorial, que está sometido a un proceso de rehabilitación para ser reinaugurado en ocasión del aniversario 150 del inicio de nuestras guerras. Los trabajos incluyen una remodelación de la sala museo y la construcción de varios objetos de obra.

Díaz-Canel se interesó por los trabajos que se llevan a cabo y enfatizó en el cuidado que hay que tener para preservar los elementos originales de la época, así como lo que se concibió para el proyecto actual.

El mandatario cubano saludó a los trabajadores que realizan las acciones. Señaló que en febrero estuvo en el lugar y ahora pueden verse los adelantos de la construcción.

Carlos Céspedes Leyva, director del museo, informó que gracias al empeño de todos, la obra tiene 15 días de adelanto, y debe estar concluida sin dificultad en la fecha programada.

Pese a las labores constructivas, el núcleo patrimonial está intacto y perfectamente conservado. Es el caso de las ruinas del ingenio y los objetos arqueológicos recuperados en 1968, durante el programa para hacer del lugar templo de la nación.

Se ve en su esplendor el Muro de piedras que simboliza la isla de Cuba y el proceso revolucionario, y la campana original del ingenio, la que –reza en una tarja– “otrora llamaba a los esclavos a cumplir sus agotadoras tareas” y “convocó el 10 de octubre de 1868 a blancos y negros a compartir el sacrificio heroico por la libertad y la independencia”.

Ubicado en el municipio de Manzanillo, el memorial La Demajagua fue levantado en 1968 bajo la dirección de la heroína Celia Sánchez Manduley. Se hizo para conmemorar el centenario del inicio de las guerras por la independencia y lo inauguró el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Antes allí solo existía un obelisco levantado por los masones en dedicación a Carlos Manuel de Céspedes y el inicio de la batalla. Nada más se realizó hasta el triunfo de la Revolución. Declarado Monumento Nacional en 1978, el museo Parque Nacional La Demajagua fue visitado por Fidel en dos ocasiones, la segunda fue en 1976, y por el General de Ejército Raúl Castro Ruz y la heroína Vilma Espín en 1997.

Además de las ruinas del ingenio y su campana (fundida en 1859 en Normandía, Francia, y traída para Cuba en 1860), ya es símbolo del lugar el jagüey cuya raíz arropa parte de la catalina del ingenio Demajagua.

Lo es también la palma real que custodia las dos banderas, la Nacional y la del Padre de la Patria, plantada el día 8 de enero de 1981 sobre la tierra llevada al cosmos durante el vuelo conjunto URSS-Cuba, en septiembre de 1980, por el primer cosmonauta cubano y latinoamericano, Arnaldo Tamayo Méndez.

Según se explica en el sitio, el ingenio comprendía 16 caballerías de tierra de las cuales solamente tres estaban cultivadas. No producía azúcar crudo, sino miel en bocoyes.

“Sus instalaciones, que eran de baja productividad, consistían en una máquina de vapor”, cuyos restos aparecen al pie del simbólico jagüey, y un equipo de caldera y tachos a cielo abierto, partes de los cuales se mantienen allí para los tiempos de los tiempos.

Las remembranzas labradas en el bronce de las tarjas del museo nos guían por el recinto. Una siempre llama la atención por su condición preclara y luminosa. Recoge las palabras pronunciadas por Fidel el 13 de marzo de 1965 al referirse a los protagonistas de las guerras por la independencia: “Nosotros entonces hubiéramos sido como ellos, ellos hoy habrían sido como nosotros”.

(Tomado de CubaDebate)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s