Construyen Museo del Automóvil en La Habana

La parcela 307 tendrá la mayor cantidad de autos de valor patrimonial. Foto: Habana Radio

La parcela 307 tendrá la mayor cantidad de autos de valor patrimonial. Foto: Habana Radio

La Habana, 28 jun.- El Museo del Automóvil o El Garaje, nombre que asumirá una vez concluida la remodelación del inmueble, incluye además de la parcela 305, donde se expone el auto De Soto, la 307 y la 309, ahora en plena recuperación a cargo del grupo de inversiones Plaza Vieja que dirige la ingeniera Bertha Verdecia Pazos.

La arquitecta Yaumara Fernández Muik, inversionista residente de la obra, aseguró que es un gran reto la adaptación de estas áreas en San Ignacio, entre Amargura y Teniente Rey, por los trabajos a realizar en su estructura:

“La parcela principal (307), por donde se producirá el acceso al futuro depósito del automóvil, tiene grandes problemas estructurales; por ende, se están sustituyendo los entrepisos, que son los más afectados, por un sistema estructural completamente diferente al actual”.

“También posee unas vigas de madera y tablazón; y otras de losas de hormigón en muy mal estado, diagnosticado por especialistas de “Restaura”, de la Oficina del Historiador de La Habana. Es muy importante cambiar todo porque al espacio también tributan viviendas sociales ubicadas en la planta alta de una de las parcelas”, afirmó Fernández Muik.

“La 307 tendrá la mayor cantidad de autos de valor patrimonial, que datan de 1916 a 1918 que son los más importantes y muy bien conservados; y estarán apoyados en gráficas y en imágenes que van a ir narrando la historia. Se trata de todo un proyecto de diseño”, concluyó la especialista.

La parcela 309 atesorará los carros más modernos. Foto: Habana Radio

La parcela 309 atesorará los carros más modernos. Foto: Habana Radio

La parcela 309 atesorará los carros más modernos

“Esa zona será más un depósito, un garaje donde el público se detenga a observarlos y lea algunos guiños sobre su historia. Además existe un mezzanine donde se ubicarán los vehículos más ligeros como las motos. Tenemos una colección muy atractiva de ellas. Se exhibirán, además, semáforos y gasolineras, entre otros atractivos”, comentó la diseñadora Dinorha Mabardy, una de las integrantes del grupo de diseño Cabarrocas.

–¿Qué es lo más difícil que han asumido en la remodelación del espacio?

–Desde el punto de vista constructivo, lo más difícil ha sido la intervención estructural en la parcela central, pues tuvimos que demoler sus dos últimas crujías por el deterioro crítico que tenían, debido a la humedad en la cubierta y la falta de mantenimiento. Los entrepisos que forman parte del techo del depósito serán sustituidos completamente por el sistema de viguetas y bovedillas para garantizar debidamente el cierre de los techos de este espacio principal. Esto ha sido lo más difícil porque implica mucho riesgo y hay que asegurar a los constructores y a los vecinos.

–¿Los vecinos reciben beneficios en el proceso constructivo?

–Por supuesto, dos de los apartamentos con mayores afectaciones están siendo intervenidos porque el piso de estos, que a su vez es el techo del museo, estaba en muy malas condiciones. Estas viviendas se harán completamente nuevas.

“También estamos trabajando en las áreas comunes, así como en los aleros con un grado extremo de deterioro; y puntualmente, la cubierta en la que se pondrán nuevos tanques de agua, nuevas instalaciones. No se interviene el ciento por ciento en las casas de los vecinos pero sí en las áreas comunes que beneficia a todos”.

Geysa Danai Barrientos Torres es una de las vecinas cuya casa está siendo construida totalmente nueva, lo que sin dudas mejorará su calidad de vida. Ya se fundió la losa de hormigón del piso y en estos momentos los constructores levantan las paredes, conforman el baño y la cocina con todas las redes técnicas, al igual que en el apartamento colindante.

“Nací aquí en San Ignacio 315 y llevo 39 años viviendo en un cuarto con nueve personas, así que tener mi casa independiente me hace muy feliz porque mi pequeña niña de ocho años y yo tendremos privacidad con un cuarto para cada una. Cuando la terminen haré una fiesta muy grande”, aseguró Barrientos Torres.

Este año –prosiguió– va a ser uno de los mejores de mi vida con mi casita nueva. Estoy muy agradecida de la Oficina del Historiador y, en especial, de la arquitecta Yaumara, quien se ha preocupado mucho por nosotras y porque la obra esté en perfecto estado”.

El inmueble donde se construye el nuevo Museo del Automóvil es grado de protección 3 y, precisamente por no estar bien conservados los elementos, que pudieron existir o no, tiene sus grandes desafíos.

“A todos nos gusta trabajar en los de grado de protección 1 –asegura Yaumara– porque son las que conservan los elementos de gran valor patrimonial, histórico y arquitectónico. En este caso la fachada del museo se expresa solo en dos de las parcelas que lo componen, la central y la que resguarda el De Soto. Se ha hecho un diseño de fachada manteniendo la expresión de la planta alta como está porque fue uno de los aspectos que la Comisión Provincial de Monumento sugirió que se conservara”.

–¿Quiénes son los ejecutores de la obra?

Actualmente trabajan las cooperativas no agropecuarias Serconst en la parcela 307 y áreas comunes de los vecinos; y Pirámide en la 309 y apartamentos de los vecinos; y el diseño general de la obra corre a cargo del grupo Cabarrocas. En la 305 ya terminada laboraron + Diseño y trabajadores por cuenta propia.

Como ya es habitual en cada obra que acomete la Oficina del Historiador participan alumnos y graduados de la Escuela Taller “Gaspar Melchor de Jovellanos”. El grupo que actualmente trabaja se dedica a las estructuras metálicas, a la herrería y al rescate de los lucernarios.

El museo tiene dos lucernarios en la parcela principal que se construirán porque ya no existen; de esta forma se rescatará el principio de funcionamiento de la ventilación e iluminación naturales del lugar a través de estos elementos constructivos. Existe también un gran lucernario a nivel de la cubierta final en la parcela 309, y otros dos a nivel intermedio vinculados directamente con los vecinos que serán también restaurados.

Una vez concluidos los trabajos de recuperación de las edificaciones que conforman el Museo del Automóvil o El Garaje, el público podrá disfrutar de una instalación que atesora autos pertenecientes a destacadas figuras de la historia y la cultura cubana y otros que nos acercan a hechos ocurridos en La Habana. Entre ellos podemos encontrar el de Camilo Cienfuegos, Alejo Carpentier y Celia Sánchez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s