XIV Juegos: ¡Súper Erick y Súper Félix en Quisqueya!


XIV Juegos: ¡Súper Erick y Súper Félix en Quisqueya

La Habana, 16 jul.- Tras ganar la sede por mínima diferencia con la mexicana Guadalajara, la ciudad de Santo Domingo, en República Dominicana, acogió por vez primera una edición de los Juegos Panamericanos, del 1 al 17 de agosto del 2003.

Otra vez los temas económicos sembraron dudas y temores sobre la terminación de las instalaciones deportivas y la Villa Olímpica. Sin embargo, los quisqueyanos cumplieron y tuvieron una cita mejor de lo pensado por muchas de las 42 delegaciones que asistieron.

Con la tranquilidad propia de un pueblo educado y servicial iban solucionando problemas imprevistos. «Ahorita mismo», respondían con encanto, en medio de un calor sofocante que no detuvo el ritmo de las competencias, en las cuales sobresalieron dos nombres a quienes todos apodaron los Súper: nuestro Erick López en gimnasia artística, y el local Félix Sánchez, en atletismo.

A los 34 años y con varias lesiones que comprometían su presencia, Erick superó lo hecho en La Habana 1991, Mar del Plata 1995 y Winnipeg 1999 nada menos que con seis doradas, entre ellas su cuarta como máximo acumulador. La historia lo inmortalizó por esa hazaña jamás imitada y por la cifra de 22 preseas en total, de ellas 18 de oros, cifras que lo ubican como el mayor ganador de medallas y títulos de todas las ediciones. “¡Un monstruo de la gimnasia!”, titularía un medio dominicano tras su proeza.

Sobre el Súper Félix basta decir que nunca había corrido en su país natal, porque de niño sus padres partieron a Estados Unidos. Más de 35 mil personas lo vitorearon en aquella vibrante jornada del Estadio Olímpico Juan Pablo Duarte cuando se consolidó como el rey de los 400 metros con vallas, con récord panamericano (48.19 segundos). Luego cerraría el relevo largo, en un esfuerzo supremo coronado con bronce.

Ambos provocaron que la gente estallara con sus desempeños. El cubano se quitó más de una medalla y la puso en el cuello de su entrenador Ernesto Izaguirre. El dominicano se paseó con su bandera por la pista y la besó como el primer beso de un amor codiciado. Erick y Félix, Félix y Erick. Dos grandes de América que opacaron mediáticamente en esta versión a otros grandes como Jefferson Pérez, Ana Guevara o Iván Pedroso, por solo mencionar un trío olímpico de respeto.

El triunfo por naciones de Estados Unidos se concretó desde la fecha inaugural, en tanto los 72 campeones de Cuba quedaron sellados a partir de una gimnasia artística consolidada; la lucha vestida casi de perfección; el tiro en certera y arriesgada puntería; el remo redescubierto desde el Lago Rincón; los reyes del campo y pista entre asombros y frescuras; las canastas de las muchachas con categoría fulminante; la pelota siempre exigente y vibrante; el tatami sudoroso, difícil, pero victorioso; la canoa viento en popa contra todos los obstáculos; y el ciclismo veloz y oportuno.

De golpe varios nombres de estas disciplinas se hicieron familiares a todos: Eglys Cruz, Ahmed López, Yoanka González, Adriana Muñoz, Yaquelín Plutín, Waltari Augusti, Yoennis Hernández, Lancy Martínez, Eimey Gómez, Yulieski Gourriel, Dalixia Fernández-Tamara Larrea y Mijaín López. Por cierto, este último con el primero de los cuatro cetros acumulados hasta hoy tras una victoria impresionante ante el estadounidense Rulon Gardner, campeón olímpico en Sídney 2000 al doblegar al ruso Alexander Karelin.

El fantasma del dopaje apareció otra vez en los Juegos con nueve exámenes positivos, muchos de ellos medallistas en la lid como los casos de la surinamesa Leticia Vriesde, el bólido estadounidense Mickey Grimes, el remero argentino Ulf Lienhard; y los ciclistas Charles Ira Fabian, de Antigua y Barbudas, Ana Paola Madrinan, de Colombia; y Barry Forde, de Barbados.

Los anfitriones, tal y como ocurre siempre, rubricaron su mejor actuación con 10 monarcas y 41 podios, válidos para un noveno puesto final. Brasil se impulsó hasta la más alta cantidad de primeros lugares (29) en estas justas, pero ni así le alcanzó para desplazar a Canadá del tercer lugar por compilar menos medallas de plata.

En Quisqueya, el movimiento deportivo creció respecto a Winnipeg 1999, pero lo más estimulante resultó constatar nuestras fortalezas un año antes de la cita olímpica en Atenas, Grecia, donde quedaríamos por última vez entre los diez primeros por naciones en la tabla de posiciones.

Así nos despedimos deportistas, entrenadores, federativos, periodistas e invitados de los calurosos días de Santo Domingo, que cumplió su cometido y despidió a todos con el artista más internacional de su tierra: Juan Luis Guerra. Minutos antes, la bandera panamericana había sido entregada a la alcaldía de Río de Janeiro, sede en el 2007 de los “quince” de la fiesta deportiva continental.

(CubaDebate)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s