Movimiento 26/7 de Florida, entre los de mayor pujanza en Camagüey

Como sucedió en todo el país el Movimiento 26 de Julio en el municipio de Florida constituyó una fuerza a la que sumaron fuerzas y energías numerosos hombres y mujeres de la ciudad y las comunidades rurales, para contribuir con sus acciones al empeño libertario que se había iniciado en el oriente del país con el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

La nueva fuerza revolucionaria fue bautizada en mayo de 1955, en el viaje de regreso a La Habana de los sobrevivientes del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, cuando acordaron llamarlo Movimiento 26 de julio, nombre que fue aprobado en reunión realizada en La Habana, el domingo 12 de julio de 1955, encuentro al que asistió el floridano Calixto Morales, estudiante de Derecho en la Universidad.

En julio de 1955 los que asistieron a la reunión de La Habana y otros jóvenes vinculados a ellos decidieron reunirse para crear las primeras células de la organización en la provincia de Camagüey e iniciar en los municipios el trabajo orientado por Fidel.

Al núcleo inicial se unieron de inmediato algunos jóvenes obreros y estudiantes que ya habían demostrado con la lucha su repudio hacia el régimen; como años antes había señalado José Martí se sumaba a la acción revolucionaria “del Camagüey lo mejor y con todo empuje”, y con una fuerza similar se organiza el Movimiento 26 de Julio en el municipio de Florida.

El 14 de agosto de 1955 se reúnen en la casa del Doctor Miguel Hernández de Las Casas quienes fundaron en este municipio la primera célula del Movimiento 26 de Julio junto a Armando Hárt Dávalos y Haidée Santamaría, por dirección nacional, además de Cándido Gónzález Morales y Reinaldo Benítez, por la dirección de esa fuerza en Camagüey.

Los participantes por Florida en esa reunión constitutiva del Movimiento 26 de Julio fueron Gregorio Ramos, Ricardo Noda Barroso, Ismael González, Menelio Morales (hermano de Calixto), Manuel Zamora Lugo, Jaciento Fernández, Ofilio Bueno, Saturnino Pérez, Albio y Fidel González, y junto a ellos Ana Edelsa Marrero Zamora, una mujer toda coraje que dirigía el Frente Cívico de Mujeres Martianas.

A las demás células que se fueron crean en el municipio se sumaron otros muchos hombres como Saturnino Aneiro Abella, Gualberto Galván Cervantes, el maestro Ricardo Ayala, Ernesto Almansa, los hermanos Horta, Armando y Aldo Pérez; Gilberto y Nené Osorio y Raúl y Jaime Harpe Zurita, además de Israel del Sol, Pablo Morera, Andrés Fundora (Gallito), Agustín Arriba, Manuel Pillado y Ernesto Herrán Morillón y Francisco Hernández Díaz (Panchito)

Entre las mujeres sobresalen los nombres de Irima de la Lastra, Herminia Morillón, las Hermanas Sieres, Berta Gardiazábal y otras muchas que activaron la propaganda revolucionaria y colaboraron en la recaudación de fondos para el avituallamiento de las fuerzas rebelde y la ayuda a los combatientes.

Según el intelectual Medardo Vitier “Ni la historia de las armas ni la historia de las letras pueden escribirse en Cuba sin que el investigador se detenga en Camagüey”, y dentro de nuestra provincia sobresalió la labor desarrollada por el Movimiento 26 de Julio en Florida, con diversas acciones de apoyo a la lucha que en la Sierra Maestra protagonizó el Ejército Rebelde.

Según las investigaciones realizadas, durante los años de lucha hasta el triunfo definitivo del primero de Enero de 1959 Florida llegó a convertirse en el municipio de mayor pujanza revolucionaria en toda la provincia de Camagüey.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s