Randy Lerú: Vergüenza contra caída


Randy Lerú: Vergüenza contra caída

Lima, 29 jul.- Hay segundos en la vida de un deportista que cuestan títulos, medallas olímpicas y mundiales y hasta la propia vida. Las horas dentro un gimnasio, lesiones sobre lesiones, el peso de un equipo y el compromiso con un pueblo pueden quedar arruinadas con una voltereta fatal y el agarre que no llegó. Así lo vimos todos la noche en que el gimnasta Randy Lerú cayó de la barra fija en los XVIII Juegos Panamericanos.

Tendido sobre el colchón sus manos quedaron abiertas al descuido y los ojos solo cerraron para tomar fuerzas y retomar la selección, aunque todo lo perfecto y casi inigualable que venía haciendo hasta ese momento se derrumbaba, cual viento soplando en una tempestad de impotencia y vergüenza.

Sobre Randy cruzaron entonces muchas ideas. Era el líder del equipo tras la operación del mejor gimnasta, Manrique Larduet. Era la apuesta más segura a un oro del equipo precisamente en el aparato que ahora le había jugado la más mala pasada de su carrera deportiva. Era a quien todos querían ver feliz y sonriente, a pesar de que un hombro lo molestara hace varias semanas y ni así dejó de entrenar, soñar y decir: yo voy a traer la medalla para Cuba.

Bajó del tapiz y el abrazo de su entrenador lo desarmó. Había fallado, porque los errores son de humanos y quien no los comete en el deporte nunca será campeón. Sus compañeros fueron a rendirle la reverencia que merecía y el santiaguero no aguantó. Se abrigó con el sueter de los tres colores patrios y se tapó con el gorro el rostro.

Las cámaras lo buscaban porque aunque no había sido una gran noche en cuanto a puntuación había clasificado al concurso de máximos acumuladores. Y era el favorito para avanzar primero en la barra fija y ganarla. Se enjuagó la cara con lágrimas de impotencia y rabia, de sufrimiento y pasión. La noche fría lo dejaba sin opciones en su aparato preferido. Pero en la vida de un deportista hay segundos que cuestan títulos, medallas olímpicas y mundiales y hasta la propia vida.

¡Arriba Randy! En match vergüenza contra caída, hoy se produjo lo segundo; pero venció la primera. ¡Arriba Randy!, quedan más Juegos Panamericanos, queda el dolor compartido de quienes te vimos caer y cerramos también los ojos para abrirlos en el futuro con nuevos premios, nuevos triunfos.

(CubaDebate)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s