Amor con amor se paga


Amor con amor se paga

La Habana, 19 ago.- En los últimos días han llegado a La Habana jóvenes de varias naciones de Nuestra América para incorporarse a un nuevo curso en la ELAM, la Escuela Latinoamericana de Medicina, de donde egresaron el pasado mes de julio alrededor de quinientos nuevos médicos de 104 naciones.

La ELAM, creada por el Comandante Fidel Castro hace casi dos décadas, ha formado a más de 29 mil galenos de varios continentes, la mayoría jóvenes de familias humildes del llamado tercer mundo, y también de los Estados Unidos.

Esa ya famosa y reconocida escuela forma parte del programa integral de salud mediante el cual Cuba extiende solidariamente la colaboración médica a numerosos países, donde muchos jóvenes formados por profesores cubanos retornan a sus comunidades para contribuir a la sostenibilidad de sus sistemas de salud.

A la más reciente graduación de la ELAM asistieron jóvenes egresados de varios países y en mi reciente visita a Ecuador yo pude entrevistar a dos médicos ecuatorianos que estudiaron en Cuba, Fernando Cruz Quishpe y Martí Quevedo Pinos, ellos asistieron al acto efectuado en La Habana y ahora, en su país, dirigen la Asociación Plurinacional de Estudiantes y Graduados en Cuba que lleva el nombre de Eloy Alfaro, el viejo luchador ecuatoriano.

A los jóvenes ecuatorianos egresados de la ELAM les agradecí su solidaridad con los damnificados provocados por el tornado que afectó a varios municipios habaneros en enero pasado, y les recordé que fue Eloy Alfaro el único presidente de América que el 19 de diciembre de 1895 le escribió a la Reina Regenta de España solicitándole la independencia de Cuba.

“Amor con amor se paga”, proverbio en un acto original del prócer independentista cubano José Martí, representado con extraordinario éxito en el Teatro Principal de Ciudad de México, la noche del 19 de diciembre de 1875, exactamente veinte años antes del gesto de Eloy Alfaro hacia Cuba.

Prohibido olvidar acciones como las de Eloy Alfaro y los jóvenes galenos ecuatorianos Fernando Cruz y Martí Quevedo, quienes tampoco olvidan la solidaridad de Cuba y el ejemplo que brinda al mundo la ELAM, la Escuela Latinoamericana de Medicina, centro de altos estudios donde ellos, y otros miles de jóvenes del mundo, se formaron.

(RHC)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s