Somos continuidad y jamás nos rendiremos

Este Primero de enero del 2020 los cubanos todos, agradecidos de la obra y del ejemplo legados por Fidel y por la histórica Generación del Centenario, damos la bienvenida a un nuevo año de la Revolución con el orgullo de repetir las palabras del Presidente de la República Miguel Díaz- Canel Bermúdez en la reciente sesión ordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuando expresó que en los últimos 12 meses el gobierno de los Estados Unidos nos tiró a matar, pero no pudo con esta nación de gigantes.

“Estamos aquí, de pie, dignos y firmes, tranquilos pero atentos a las maldades de un imperio que no desmaya en su perverso propósito de destruir la grandeza, la felicidad y la unidad de nuestro pueblo.

Enormes, peligrosos, desafiantes y capaces de hundir en el caos a cualquier otro país del mundo fueron los obstáculos vencidos por esta isla rebelde y por los casi 11 millones de mambises en el periodo que concluye.

Únicamente la unidad, el amor a la Patria, la defensa de principios inclaudicables del socialismo, la solidaridad y el respeto a los derechos del ser humano permitieron superar los retos y llegar al presente con la voluntad de seguir avanzando frente a un bloqueo criminal que se lanzó a fondo y limitó al extremo el acceso de Cuba a la compra de combustibles, alimentos y materias primas, medicamentos y tecnologías.

Un cerco genocida que cerró vías de contacto y recortó el apoyo entre las familias de los emigrantes cubanos, canceló rutas de aviones abiertas desde Estados Unidos hacia distintos puntos de nuestra geografía, afectó el turismo y redujo las posibilidades de desarrollo de la mayoría de los sectores productivos, de servicios públicos y del ámbito del trabajo por cuenta propia, sin distinción alguna.

Esa fue, y es la política impulsada hoy contra Cuba por el jefe de la Casa Blanca, mal asesorado y chantajeado por la cúpula contrarrevolucionaria de Miami encabezada por el congresista Marco Rubio, como parte de la estrategia descarada para someter a la región latinoamericana a los designios de Washington, implantar el neoliberalismo en sus naciones y aplastar la resistencia genuina de los habitantes originarios de la patria grande.

Ante tal coyuntura, que de materializarse por completo sería el fin de la paz y la colaboración entre los países de la América nuestra, los floridanos, como el resto de nuestros compatriotas, levantamos la voz para condenar la embestida imperialista y le decimos al mundo que pese a las mentiras y a la manipulación mediática continuaremos batallando en defensa de nuestra soberanía, con la mano extendida a los hermanos de Venezuela, de Nicaragua y del resto de los desposeídos del continente, de los cuales millones conocieron por primera vez la salud, la educación y la calidad de vida gracias a la ayuda solidaria y desinteresada de nuestros médicos y maestros.

En el aniversario 61 de la conquista de la libertad definitiva, la Florida de Cuba, martiana y fidelista, y satisfecha de haber cumplido 95 años como término municipal bajo el amparo de la Revolución, ratifica la convicción generalizada de que “somos continuidad y jamás nos rendiremos”.

Hoy más que nunca, al observar el verdadero rostro del capitalismo y la fatuidad de sus promesas, convertidas en sangre del pueblo chileno, en golpe de estado y atropello del movimiento indígena en Bolivia, y en muertes de colombianos que sólo piden respeto para el decoro del hombre, hacemos nuestras las palabras del apóstol José Martí cuando nos recordó que “La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio…y advirtió -asimismo- que “primero se unirán el mar del Sur con el mar del Norte, y nacerá una serpiente del huevo de un águila, antes de cejar en el empeño de mantener libre y próspera a la Patria”.

Para sostener este juramento los floridanos de todas las edades, profesiones y credos: niños, jóvenes y ancianos; maestros y médicos; obreros y campesinos; intelectuales y artistas; jubilados y amas de casa; combatientes y reservistas; cristianos y yorubas; revolucionarios y comunistas, tenemos la inmensa tarea de impulsar con entusiasmo y responsabilidad la obra del socialismo en el territorio.

Resultan inaplazables las obligaciones de incrementar aquí la producción de bienes y servicios con mayor eficiencia y calidad; trabajar en el fortalecimiento del protagonismo y la unidad del barrio como base fundamental de nuestro sistema político y de la sostenibilidad de las conquistas sociales de la Revolución; ejercer la crítica apegada a la verdad y con espíritu constructivo; defender la legalidad, combatir la indisciplina, mantenerse al lado de la vanguardia del Partido en la formación ideológica, y acompañar el desempeño y los propósitos de un gobierno que actúa con todos y para el bien de todos.

¡Nada ni nadie nos apartará del camino trazado¡ !Nada ni nadie: ni férreos bloqueos genocidas, ni marionetas pagadas y movidas por el dinero del imperio que como en la Roma antigua, paga a los traidores, pero luego los abandona o los desprecia; ni las mentiras contra nuestra vocación solidaria y espíritu socialista, ni desastres naturales que son superados por la fuerza constructora del pueblo y del Estado que lo representa; ni el odio, ni la sed de venganza de la mafia miamense nos harán retroceder un sólo paso en cada uno de los sueños y compromisos económicos, políticos y de justicia social trazados para el futuro!

¡Con la experiencia de 61 años de combates y victorias y con la seguridad de que somos dueños de nuestro propio destino; seguros de la continuidad de la Revolución en manos de los pinos nuevos; abrazados en torno a Fidel; bajo la conducción de Díaz-Canel y con Raúl y el Partido Comunista al Frente renovemos juntos el Juramento de Baraguá y gritemos más fuerte que nunca: ¡Quien intente apoderarse de Cuba, sólo recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si es que antes No perece en la lucha que libraremos sin duda por la independencia de nuestro suelo sagrado! ¡Socialismo o muerte! !Patria o muerte, Venceremos!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s