¡Quédate en tu casa para para salvarnos a todos!

¡Quédate en tu casa para para salvarnos a todos!

¡Quédate en tu casa para para salvarnos a todos!

¡Quédate en la casa!…. Esa, junto a la demanda de adoptar toda las medidas higiénico-sanitarias dispuestas por el sistema de salud, como el lavado constante de las manos, es la mayor ayuda que puede y debe prestar la población a la batalla gigantesca que despliega el país contra el impacto mundial de la pandemia de la COVID-19, provocada por el nuevo coronavirus.

Corresponde a la familia la enorme responsabilidad de vigilar el cumplimiento de tal recomendación, vital en este momento para cortar la cadena de infestación de la enfermedad, con el objetivo de permitir a las autoridades sanitarias y al resto de los actores políticos y gubernamentales enfrentar de manera eficiente y con éxito el desafío de evitar su trasmisión en tierra cubana.

Permanecer en las casas y decidir allí quien es la única persona del núcleo que debe salir lo imprescindible para adquirir alimentos o realizar trámites inaplazables constituye una opción inteligente si se quiere sobrevivir a un flagelo que no distingue edades, razas o estatus económico, aunque su estrago más fuerte lo realiza entre los adultos mayores y enfermos crónicos, que deben ser los más protegidos en este caso.

El coronavirus no tiene rostro, no se ve, pero puede estar en cualquier parte, invisible y solapado, en un manubrio de automóvil, en ese pasamanos que tocamos en la calle, en un banco o en un estornudo sin la debida protección, y aunque usted piense que no puede tocarle, nada lo garantiza si mantiene una actitud irresponsable frente a la pandemia y los riesgos que la sustentan.

Por todo ello, lo mejor es «quedarse en casa», con todo el respaldo dispuesto por la dirección de la Revolución para proteger la salud del pueblo y la integridad de la familia, de cara a las cifras de horror que muestra un mundo exterior donde se reportan ya casi 20 mil fallecidos y cerca de medio millón de afectados por la creciente pandemia.

Aun cuando sabemos que Cuba posee experiencia sobrada en el combate contra desastres y graves epidemias y un sistema de salud poderoso, altruista y solidario, «Quédate en tu casa para salvarte y para salvar a tantos otros con la importante misión de salvarnos a todos”. (Pedro Pablo Sáez/Radio Florida)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s