!Aquí no se arriesgue nadie, para que todos podamos seguir viviendo!

¡Irresponsables! Así denomino el propio Presidente de la República de Cuba Miguel Díaz-Canel Bermúdez a un grupo de residentes avileños contagiados por la pandemia de la Covid-19 al cometer la imprudencia de celebrar una fiesta en medio de los llamados de alerta contra un virus que mantiene al mundo patas arriba y que ha matado a más de 80 000 personas hasta esta fecha, y amenaza con arrancar la vida de muchos más.

Irresponsables le llamo el hombre que encabeza sin descanso la batalla del país por salvar y salvarnos del mortífero azote provocado por un nuevo coronavirus, y yo, por mi cuenta le agregaría otros epítetos, incluidos los de faltos de respeto al esfuerzo ajeno, irreverentes, estúpidos y desmerecedores de vivir en un sistema que pone a las personas por encima del dinero y de las ganancias, y si creen que me excedo, observemos y evaluemos de manera consciente las atrocidades que ocurren en otros lugares del planeta, algunos bastante cercanos por cierto.

Y yo me preguntó: ¿Cómo habrá que explicarles a esos mismos que ya se enfermaron y a otros que aun cometen indisciplinas, deambulan por las calles, se resisten a cumplir lo orientado y siguen tratando de buscar ganancia y diversión barata en varios lugares de la ciudad, cómo le explicamos, reitero, cómo le abrimos el cerebro y los convencemos de que la pandemia del nuevo coronavirus mata a cualquiera y lo hace muy rápido, pero además puede llevar al país a un callejón sin salida en medio de una crisis global sin presentes.

El propio mandatario cubano lo aclaró desde el principio de la alerta frente a la Covid-19: «No somos inmunes a esa enfermedad”, y los 515 casos contagiado hasta la fecha así lo demuestran, pero dijo también, y bien claro, que eran “la disciplina, la prevención y la unidad de los factores y el pueblo, el mayor antídoto contra el mal, en una isla bloqueada, donde no sobran recursos y donde cada pastilla, cada medicamento y las materias primas para fabricarlos nos cuesta el triple de su valor real por el impacto del cerco económico, comercial y financiero que nos impone la Casa Blanca”.

Aquí en Florida se viene avisando y previniendo desde el primer día, no salir de casa es la manera de apoyar el esfuerzo incansable de las autoridades del gobierno y del sistema de Salud Pública, y de ponerle coto al caos y a la muerte.

Sin embargo todavía quedan los que insisten en buscar brechas para llegar hasta la demarcación de Argentina, andar de visita en casa ajena, reunirse en grupos o realizar actividades que ponen en riesgo su existencia y la del resto de la familia y los vecinos.

Florida acaba de escalar un peldaño delicado: el de la trasmisión autóctona limitada de la COVID-19, y tal condición obliga a ser bien rigurosos, a decir la verdad sobre el estado de salud ante la pesquisa, y a librar una batalla mayor contra la irresponsabilidad y a cuidarnos más, a ser más solidarios y a batallar contra la desinformación y la mentira de los medios y grupos contrarios a la obra de la Revolución.

Desde hace más de 60 años nuestro consigna frente a la agresión imperialista ha sido la misma: ¡Aquí no se rinde nadie! pero en el caso de la Pandemia del coronavirus y de su ataque silencioso y mortal nuestra convicción debe ser otra: esa que nos diga en cada momento que !Aquí no se arriesgue nadie, para que todos podamos seguir viviendo! Pedro Pablo Sáez Herrera /Radio Florida

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s