Primero de Mayo, entre riesgos del virus y el peligro del hambre

El Primero de Mayo de este año estará marcado por la alta cifra mundial de desempleados, el incremento de la desigualdad y los efectos nocivos del virus SARS-CoV-2 para la salud y las economías nacionales, según refieren expertos de varias disciplinas, organizaciones y líderes sindicales.

Los analistas señalan que jamás se había visto una ola de desocupación de esta magnitud en tan poco tiempo en la historia de Estados Unidos, por ejemplo, donde el desempleo (de acuerdo con estadísticas oficiales) excedía al 10 por ciento de la población, cifra que superaba 22,2 millones de trabajadores desde el 14 de marzo.

Este dato no incluye a quienes se han quedado sin empleo pero no disfrutan del beneficio de cobrar el subsidio, como los trabajadores de la economía informal y los inmigrantes indocumentados.

Los impactos de esta crisis repentina, como siempre, afectan ya y afectarán más a los que menos tienen y los más vulnerables en los países que siguen el modelo neoliberal, e incluso en aquellos que por conquistas históricas mantienen políticas inclinadas a un mejor reparto de las riquezas y beneficios sociales, auguran diferentes estudios.

La pretensión de cargar sobre los trabajadores y sus familias la mayor cuota de sacrificio de las políticas nacionales equívocas ha sido alertada por organizaciones clasistas como la Federación Sindical Mundial (FSM), con sede en Grecia.

En estas circunstancias, expresa la FSM, cuando los pueblos de todo el mundo sufren la pandemia del nuevo coronavirus, acciones como las promovidas por el Gobierno de Donald Trump aumentan objetivamente los riesgos para la vida de millones de trabajadores, desempleados, jubilados, indígenas, migrantes y refugiados.

La pandemia aún no ha llegado a los picos máximos que pronostican científicos y especialistas, en tanto Gobiernos de algunos países de Europa y de América Latina flexibilizarán el levantamiento de las políticas de cuarentena, presionados por empresarios y el amplio sector llamado informal.

Próxima la fecha, la oficina regional América de la Federación Sindical Mundial alertó a las organizaciones afiliadas sobre las misiones que tienen en estos momentos para la defensa integral de los trabajadores del área.

Es prioridad, afirma la declaración, el resguardo de los intereses de sus miembros que sufren los efectos del coronavirus, quienes están desamparados por sus entidades y no reciben servicios necesarios para enfrentar la pandemia.

Ernesto Freire, secretario para América de la Federación Sindical Mundial, aseguró a medios públicos que la solidaridad entre la clase obrera debe fortalecerse en esta jornada, alertando que, aunque no se convocará a manifestaciones públicas este Primero de Mayo con el fin de evitar el contagio del virus, deberá incrementarse la voluntad de hacer frente a la política antilaboral de las transnacionales. Cubadebate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s