«Por Cuba: unidos venceremos»

Con el patriotismo, la alegría y el optimismo que caracteriza a nuestro pueblo, los cubanos arribamos a este Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, en condiciones excepcionales y con el orgullo de ser dueños de un país donde el culto a los derechos humanos, la solidaridad sin fronteras y el derecho a la vida constituyen la política principal del Partido Comunista, el Estado y el Gobierno que nos dirige.

Al regocijo habitual conque recibimos esta fecha en los últimos 60 años, sumamos esta vez la conmemoración del vigésimo aniversario del concepto de Revolución expresado por Fidel el Primero de mayo del año 2000, donde el eterno Comandante en Jefe trazó las pautas para avanzar con certeza en la continuidad del sueño martiano de construir una sociedad justa, «con todos y para el bien de todos.»

Esa misma convicción que nos juntó para siempre se multiplica hoy en la batalla contra una pandemia mortífera que paraliza al mundo entero, cobra miles de víctimas por días en más de 180 países y nos convoca a mantener el máximo de responsabilidad, disciplina y cooperación en el empeño de ponerle freno en el menor plazo posible y con el mínimo de costos humanos, económicos y materiales.

«Cuba salva» es la consigna repetida una y mil veces dentro y fuera de la isla, sustentada sobre todo por una legión de batas blancas bordadas con las cinco letras del nombre de Fidel, y adornadas por un espíritu supremo de altruismo, solidaridad y esperanza que despierta la admiración de millones y provoca la rabia de un imperio miserable y prepotente, que busca destruir ese ejemplo bajo el impacto de un férreo bloqueo brutal y genocida.

Por Cuba, unidos venceremos la rabia de la COVID-19, y le mostraremos otra vez al gobierno de la Casa Blanca, a sus lacayos y a sus mentiras, que no hay enemigo poderoso cuando un pueblo se junta para luchar contra él y que como aseguró el eterno Fidel «No hay fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas».

Esta vez el desfile del Primero de Mayo no llenará las principales plazas de la nación cubana, pero en su lugar cada vivienda, cada centro laboral activo, cada familia y cada ciudadano trabajador, campesino, estudiante, combatiente, ama de casa o jubilado se convertirá en la expresión viva del apoyo incondicional de nuestro pueblo heroico al socialismo elegido como destino de la patria sagrada.

Las notas del Himno Nacional, acompañado por la letra victoriosa de la Internacional Comunista y los aplausos de gratitud al personal del sector de la Salud Pública llegarán desde aquí hasta cada rincón del planeta, para decirle al mundo que los cubanos respondemos a las medidas de aislamiento social para enfrentar al nuevo coronavirus, pero seguimos de pie, firmes y unidos en defensa de las conquistas y los principios sembrados aquí por la generación del centenario.

Sin duda, la actual coyuntura y sus consecuencias constituyen otro desafío a superar con el esfuerzo colectivo. Lo haremos con el máximo de conciencia y eficacia en el cumplimiento de las tareas; con la contribución diaria al ahorro de energía eléctrica; con la producción de alimentos en cada palmo de tierra; con la equidad por divisa en medio del combate abierto contra la indisciplina y los delitos que manchan el esfuerzo de muchos; con el cierre de una zafra azucarera a la altura del momento histórico; con el respaldo a la máxima dirección del Partido Comunista y del gobierno bajo la guía de Raúl y del presidente Miguel Díaz Canel- Bermúdez, y con la irrevocable certeza de que viviremos y venceremos.

¡Viva el Primero de mayo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s