Cuba anda de hermana tendiendo la mano a los más pobres (+Audio)

Florida, 16 jun.- Cuba salva, esa es la realidad que más le molesta a los enemigos de la Revolución, encabezados por un imperio criminal, agresivo e incapaz de proteger a sus propios ciudadanos de una pandemia con la cual se demostró ante el mundo de manera dolorosa la incapacidad de las riquezas acumuladas en pocas manos y la importancia del humanismo, la solidaridad y el respeto de un estado a los derechos del pueblo.

Pese al constante recrudecimiento del cerco yanqui a nuestro país en medio de las circunstancias actuales provocadas por el nuevo coronavirus Cuba ha logrado controlar la expansión de la COVID-19 en su territorio, pese a las limitaciones de recursos y la persecución económica, comercial y financiera impuesta por el gobierno de la Casa Blanca con lo cual impide a nuestro pueblo adquirir medicamentos y materias primas necesarias para el normal funcionamiento del sistema de salud.

El éxito cubano en la batalla contra la actual pandemia tiene que ver primero con la visión futurista del eterno Comandante Fidel Castro Ruz, cuando desde los primeros días del triunfo revolucionario ponderó el desarrollo de las Ciencias como fundamento del desarrollo social del país.

De tal principio surgieron miles de profesionales en el campo de la Medicina, la Biotecnología, universidades médicas, instituciones científicas y numerosas unidades para la atención de salud, incluido el programa del Médico y la Enfermera de la Familia, una idea vital en la prevención y el control de las enfermedades.

Todo ello unido a la responsabilidad del gobierno y su capacidad de encadenar y dirigir el trabajo de los diferentes actores sociales con el apoyo de las organizaciones de masas junto al propio pueblo garantizaron aquí un enfrentamiento organizado y certero a la amenaza que todavía constituye la también conocida como neumonía de Wuhan.

Eso y la capacidad de Cuba de compartir de manera desinteresada y solidaria sus conocimientos y recursos humanos con el resto del mundo sin descuidar lo nuestro en la esfera de la asistencia de salud es lo que les duele a los poderosos y los impulsa a forjar campañas de odio y mentiras absurdas en contra del programa de Colaboración Médica Cubana y contra los hombres y mujeres altruista que lo defienden en cualquier lugar del planeta, donde son reclamados en medio de las circunstancias más complejas como lo demostró antes el Contingente Henry Reeve en la batalla contra el ebola y ahora al encarar a la COVID-19 en 28 naciones de varios continentes.

Me apoyo entonces en la idea martiana para acomodarla el momento histórico de hoy, y lo digo: “Cuba no anda de pedigüeña ni de agresora, ni forjando guerras o conflictos fratricidas, ni arrebatando las riquezas a otros pueblos; Cuba anda de hermana tendiendo la mano a los más pobres, al salvarse salva y obra con el prestigio y la autoridad ganada bajo este principio inalienable del socialismo que defendemos. (Pedro Pablo Sáez/Radio Florida)

EN AUDIO:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s