¿La supervivencia del más fuerte?

¿La supervivencia del más fuerte?

La Habana, 25 ene.- Las personas mayores de Florida se ven obligadas a esperar toda la noche en sus vehículos para recibir una vacuna. El 7 de enero Estados Unidos registró un número récord de muertes por COVID-19 y Florida tuvo el mayor número de casos nuevos en un día. En todo el estado hubo largas filas para vacunarse contra la COVID-19 y muchas personas mayores tuvieron que esperar en sus autos durante toda la noche en medio del frío.

El gobernador Ron DeSantis redujo la edad de grupo prioritario a 65 años, es decir, diez años por debajo de la edad recomendada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Según se informa, las personas de más de 78 años tienen cuatro veces más probabilidades de morir de COVID-19. Hablamos con John y Maria Luisa Schoch, de 79 y 80 años, quienes estuvieron dos días haciendo fila en su camioneta para recibir la vacuna.

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now!, el informativo de la cuarentena. Soy Amy Goodman. En EE.UU., el jueves 7 de enero se reportaron más de 4 000 muertes por COVID-19 por primera vez en un solo día. El estado de Florida rompió el récord de nuevos casos reportados en un periodo de 24 horas, con casi 20 000 nuevos contagios.

En Daytona Beach, cientos de personas mayores que estaban decididas a recibir la vacuna contra la COVID-19 tuvieron que esperar en sus vehículos durante toda la noche a bajas temperaturas. Estas personas han tenido que pelear para acceder a un lugar en la fila de espera para la vacuna, después de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, emitiera una orden ejecutiva que contradice la normativa de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y que da prioridad a los mayores de 65 años en lugar de a los mayores de 75 —10 años menos que la edad recomendada por los CDC—. Esto significa que los residentes mayores de Florida deben competir con los más jóvenes.

Las personas mayores de 78 años tienen cuatro veces más probabilidades de morir de COVID-19, según informes. Democracy Now! entrevistó a una pareja de 79 y 80 años de edad, John y Maria Luisa Schoch. La pareja estuvo dos días esperando para recibir la vacuna, la primera noche durante cinco horas. Llegaron a la una de la madrugada y no lograron ser atendidos. El segundo día estuvieron 19 horas esperando. Llegaron a las siete de la mañana y finalmente recibieron la vacuna a la una del mediodía del día siguiente. John describió lo que pasó la primera noche que intentaron vacunarse.

JOHN SCHOCH: Lo que sucedió fue que estaban aparcados el estacionamiento, donde había una fila de vehículos de unos dos kilómetros y medio de largo, y nosotros estábamos hacia el final de la fila, por desgracia. Y solo se administran mil vacunas cada día. Así que cuando la gente llenó el estacionamiento, cerraron la entrada. Nosotros estábamos al final de la fila, así que eso fue lo que pasó el lunes.

AMY GOODMAN: John y Maria Luisa Schoch regresaron la siguiente noche. Cuando hablamos con ellos llevaban 14 horas esperando. Eso fue pasadas las nueve de la mañana. Ellos habían estado allí desde las siete de la tarde del día anterior. Esta vez habían alquilado una camioneta para poder soportar el tiempo de espera. Cabe recalcar que tienen 79 y 80 años de edad. John describió cómo improvisaron un inodoro portátil para usar durante su espera.

JOHN SCHOCH: Algo que hizo la espera un poco más llevadera fue usar un asiento de inodoro encima de un balde de 19 litros que compramos en la tienda de artículos deportivos Dick’s. Eso facilitó un poco las cosas. Al balde se le pone una bolsa plástica y ahí se pueden hacer las necesidades que sean. Pero funcionó bien.

AMY GOODMAN: ¿Esperan poder recibir la vacuna?

JOHN SCHOCH: Sí. Lograremos que se nos administre la vacuna. Pero es una lástima que hallamos tenido que esperar 14 horas antes para recibirla. No estoy seguro de que toda la gente que está en este estacionamiento [inaudible]…

AMY GOODMAN: ¿Hay muchas personas de su edad esperando?, ¿personas de más de 80 años?

JOHN SCHOCH: He visto unos cuantos. Sí.

AMY GOODMAN: John, ¿por qué es importante para usted y para su esposa, María Luisa, recibir la vacuna?

JOHN SCHOCH: Tenemos que protegernos a nosotros mismos y a los demás. Esto es parte de ese proceso. Cuanta más gente reciba la vacuna, más rápido podremos hacer frente a la pandemia de forma adecuada y volver a la normalidad. Entonces, sí, es muy importante porque no queremos resultar contagiados con el virus y empeorar la situación. Eso no sería bueno ni para nosotros ni para los demás.

AMY GOODMAN: Escuchábamos a John Schoch, quien en total estuvo esperando justo a su esposa en esa inmensa fila durante más de 24 horas. ya que el gobernador redujo la edad mínima requerida para solicitar la vacuna de 75 años, como recomendaban los CDC, a 65 años. Así que lo que estamos viendo es una especie de competencia donde sobrevive el más fuerte.

(CubaDebate)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s