Una alcaldesa desconocida

Una alcaldesa desconocida

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Habana, 11 mar.- El 48.86 por ciento del Parlamento cubano está integrado por féminas en la actualidad. Sin embargo, apenas se conoce que fue la pinareña Elena Azcuy Lemus la primera alcaldesa del país, cuando el 2 de noviembre de 1933 asumió esa responsabilidad, gobernando hasta noviembre de 1936 en el antiguo municipio Consolación del Norte, hoy La Palma.

En el libro Guiteras, del historiador y periodista cubano José A. Tabares del Real, se consigna el nombramiento del cargo como uno de los logros del Gobierno de los Cien Días, liderado por Antonio Guiteras, secretario de Gobernación, Guerra y Marina.

Maibelis Miraval Figueroa, directora del Museo Municipal de La Palma, confirmó la no existencia de suficiente referencia bibliográfica sobre el tiempo en el cual la presidenta del ayuntamiento desempeñó el mandato, aunque conservan en la institución documentos firmados por ella y objetos personales. Como dato curioso, la inscripción de nacimiento de la gobernadora, expuesta en el museo, precisa que en 1955 antepuso una “H” a su nombre, y a partir de ahí empezó a firmar como “Helena”.

Un recorte de periódico de la época, donde no aparece precisado el nombre del medio, en poder de Rafael Azcuy González, sobrino de Elena, y ahora exhibido en el museo, refiere que cuando ella fue recibida en Río Blanco, allí una manifestación de personas, desbordantes de alegría, la aclamaba y apoyaba como nueva alcaldesa del pueblo.

Otro fragmento del texto presenta su proyecto político. Proponía el desarrollo de un programa de renovación municipal y laborar a fin del mejoramiento de la comunidad. Además, también lucharía porque le fueran reconocidos a las mujeres cubanas todos los derechos electorales. Actualmente no existe información sobre el plan de acción puesto en práctica.

Luis Martínez Cruz, museólogo y estudioso de la historia local, destacó la procedencia de Elena de una familia con gran tradición patriótica. Liberato Azcuy, su padre, patriota insigne del municipio, participó en la Guerra de 1895, ejerció como alcalde y murió asesinado por oponerse a la prórroga de poderes durante el gobierno de Gerardo Machado.

“El padre estuvo preso en Isla de Pinos con figuras de la época, como Pablo de la Torriente Brau y Raúl Roa. Fue brutalmente asesinado el 24 de mayo de 1922 por los machadistas. Consideran mis colegas que este hecho llegó a oídos de Guiteras, quien, para homenajear a la familia, nombró a Elena alcaldesa. Además, desde niña estuvo vinculada a la actividad revolucionaria. La gente la admiraba y respetaba”, reveló Rolando Sarmiento Conde, historiador del municipio La Palma.

Suscribe la biografía que estuvo casada con Ramón Cruz Moreno, luchador contra la dictadura de Fulgencio Batista. La jubilada Gilda González Martínez, ex moradora del pueblo, los evoca como activos participantes en la lucha clandestina, y como personas muy solidarias y humildes, a pesar de la acomodada posición económica.

(CubaDebate)

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s