Hagamos todo lo posible por cortar la cadena de contagios

Junio 2021.- Cuba mantiene una situación compleja en el enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19, a partir del incremento sostenido de los contagios, del número elevado de casos activos ingresados en hospitales y otras instituciones de aislamiento, demasiados fallecidos y una indisciplina poblacional preocupante con respecto a las medidas de prevención y protección personal y familiar frente al virus.

El municipio de Florida en lo particular no se diferencia de este esquema, con el reporte constante de nuevos enfermos: dos hoy, cuatro mañana, once ayer, y así, con cifras que invariablemente arrastran, primero, a otros compatriotas y provocan zozobra y molestias en la comunidad, además de la movilización de personal de salud y medios de trasporte, más gastos de alimentos y dolor en la casa grande que es Cuba y en el hogar cuando alguien fallece por la COVID-19.

Y miren mi gente, ya es tiempo de pensar y actuar con esa responsabilidad que todos los días demandan el presidente del país y el doctor Francisco Duran, y mucho más cerca de nosotros Nelson del Sol, el director de Salud Pública en Florida, insatisfecho y preocupado por la actitud provocadora, irreverente y desafiante de nuestra gente en la agotadora batalla contra la actual Pandemia.

Pero todavía suceden cosas que no se explican, como esa aglomeración, con escándalo público incluido que presenciamos entre el portal del Cupet y el Frutiflorida para acceder a la compra de un módulo de cinco cervezas y una ración de pollo, algo que, según fuentes callejeras se reitera todos los días y con los mismos actores.

Entonces pregunto: ¿por qué crear más espacios a la infestación, por qué no venderle mejor esa combinación a esos que están derrochando valor, tiempo y entrega en el terreno del combate epidemiológico en zona roja?

Cuba se desangra para salvarnos mi gente. Y cuando digo Cuba hablo de su Partido, de su Gobierno, de su Estado y de su tropa de científicos y profesionales de la Salud Pública, quienes de conjunto con otros actores sociales buscan freno al SARS-CoV-2, incluidos cinco candidatos vacunales propios, toda una hazaña en medio de la actual coyuntura económica y del bloqueo más largo y criminal impuesto por una potencia extranjera contra un pueblo humilde y solidario.

Ni fiestas ni reuniones donde el nasobuco y el cloro desaparecen, el ron y la cerveza andan de boca en boca de forma irresponsable, pululan los abrazos y el coronavirus bailando al ritmo del reguetón de turno; ni gente deambulando sin motivos, ni violaciones de las normas epidemiológicas, si queremos sobrevivir y salir adelante.

Sin dudas la vacuna por llegar apoyará esta causa pero es preciso llegar a ella sanos y mantener la prevención para cuidar al resto de nuestra gente, sobre todo a nuestros niños, al futuro de la Patria y el prestigio de la obra de la Revolución en el campo de la salud pública… Como nos dice el psicólogo Manuel Calviño: “Vale la pena”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s