Hoy, como en el Moncada: con la fuerza de la verdad y las ideas

Hoy, como en el Moncada: con la fuerza de la verdad y las ideas

Julio 2021.- El 26 de julio de 1953 la nación cubana abrió sus brazos a una nueva generación de jóvenes que no miraron de qué lado se podría vivir mejor, sino de qué lado estaba el deber.

La misión asumida por ellos fue levantar la dignidad de la patria, pisoteada por los gobiernos proimperialistas de una república que nació castrada y conquistar todos los derechos para un pueblo, humillado, preterido y aterrorizado.

Fue Fidel quien aglutino, organizó y condujo las fuerzas que intervinieron en aquel asalto a los cuarteles Mondada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, en homenaje a las ideas del apóstol José Martí en el año de su centenario.

Entre el fuego y la metralla de la gesta gloriosa contra la tiranía batistiana, sangrienta y respaldada por Estados Unidos, los pinos nuevos de entonces renovaron sus votos de patriotismo, de compromiso histórico y de heroísmo, como herencia directa de la manigua mambisa y del valor de hombres como Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramonte, Antonio Maceo y Panchito Gómez Toro.

Han transcurrido 68 años desde aquella clarinada que se convirtió en motor impulsor de otros eventos que condujeron a la libertad definitiva de la nación, y en programa revolucionario capaz de conquistar toda la justicia posible para el pueblo cubano empoderado y dueño de su propio destino.

La convicción de no rendirnos nunca y de luchar hasta las últimas consecuencias por defender la soberanía conquistada nos trajo el odio del gobierno estadounidense, materializado en acciones directas e indirectas como la invasión mercenaria por Paya Girón, actos de piratería y terrorismo, apoyo a la subversión interna y cientos de medidas de acoso que hoy conforman el bloqueo económico, comercial y financiero más largo y brutal de la historia contra un país pacífico y pequeño de tamaño, pero grande en honestidad y en rebeldía.

Ahora mismo atravesamos por una coyuntura peligrosa y determinante; la Patria nos convoca a un nuevo Moncada cuando el enemigo intenta sembrar la semilla de la discordia entre quienes siempre caminamos juntos la senda del socialismo y de la igualdad, de la justicia social y del humanismo repartido, de la tranquilidad ciudadana y la solidaridad como valores inalienables y garantía de futuro para nuestros hijos.

Sepan captarlo nuestros jóvenes, sepan comprender cuánto valen la autodeterminación y la sonrisa por encima de la falsa prosperidad que ofrece el mismo capitalismo que mata a los negros con toda impunidad en las calles de Nueva York, defiende la represión contra estudiantes en Chile, destruye naciones y multiplica guerras asesinas por todo el planeta, o levanta muros contra los migrantes hondureños, mexicanos y guatemaltecos, para alejarlos del sueño americano.

De pensamiento, de imágenes mediáticas, de mensajes indecentes y de mentiras repetidas y trasmitidas al mundo entero es la guerra mayor que se nos hace: ¡Ganémosla con inteligencia, con la unidad de siempre, con políticas coherentes, y con la firme convicción de jamás ponernos de rodillas cueste lo que nos cueste. No permitir nunca el regreso de la bota imperial; y salvaguardar las conquistas por las cuales se sacrificaron tantas vidas preciosas a lo largo de casi dos siglos de luchas y victorias.

La pobreza pasa pero no la deshonra. Más temprano que tarde venceremos también al nuevo coronavirus, y lo haremos con la moral de nuestros médicos y enfermeros; a partir de la responsabilidad popular, y con el altruismo de nuestros hombres y mujeres de ciencia capaces de crear la primera vacuna latinoamericana contra la COVID-19 y desarrollar otros cuatro candidatos en tiempo récord, en medio carencias materiales sin precedentes.

¡Frente a los nuevos peligros que amenazan la independencia regresamos al José Martí autor intelectual del asalto al cuartel Moncada para junto a él, y con Fidel en la vanguardia, ponernos en fila, e impedir que pase el gigante de las siete leguas! “Primero se unirán el mar del sur y el mar del norte y nacerá una serpiente del huevo de un águila antes que renunciar a ser libres y prósperos!

¡Los hijos de la Generación del Centenario apreciamos la paz, pero nadie se equivoque, estamos dispuestos a morir si fuera necesario por preservar cada centímetro de la patria sagrada. Cuba vivirá y vencerá porque tenemos la razón de nuestro lado, y no existe fuerza en el mundo capaz de vencer la fuerza de la verdad y las ideas.

¡Independencia o muerte; Socialismo o muerte; Patria o muerte, Venceremos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s