Las nuevas formas de gestión deportiva no renuncian a las esencias

Las nuevas formas de gestión deportiva no renuncian a las esencias

La Habana, 27 oct.- Aunque la intención de asociar estadios y otras instalaciones al sistema empresarial o formas de gestión no estatal ha sido bien explicada, los fabricantes de mentiras sobre Cuba insisten en hablar de privatización de su deporte.

En las ocho provincias visitadas como parte de la revisión de la estrategia para el desarrollo del béisbol, el vicepresidente primero del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER), Raúl Fornés Valenciano, dejó claro que nada de lo concebido pone en riesgo un derecho conquistado por la Revolución.

“Ninguna de las opciones que evaluamos pasan por atentar contra los pilares que garantizan la masividad y nuestro sistema competitivo, o sea, el carácter inclusivo y gratuito del deporte cubano, desde la categoría escolar hasta el alto rendimiento”, enfatizó.

Pero los gestores de la tergiversación han hecho su versión libre de lo expuesto, y de inmediato el asunto acaparó titulares a su manera en los medios integrados a la plataforma desestabilizadora de la contrarrevolución.

Resulta que la voluntad de que esos escenarios abran sus puertas a servicios generadores de ingresos, lo mismo un concierto que el arrendamiento de espacios para servicios gastronómicos, es ahora un “pecado” para quienes suelen cacarear sobre nuestro supuesto inmovilismo.

O sea, que para ellos la identificación de fórmulas que dejen dinero llamado a revertirse en bien del propio deporte se constituye en atentado, aunque se trate de una práctica habitual en los más diversos rincones de este mundo.

Se toman el derecho de difamar, tratan de dinamitar ideas para nada desvirtuadoras de las esencias de un sistema deportivo constituido tras el primero de enero de 1959, y crean fantasmas que alimentan el clásico divide y vencerás.

Ignoran, olímpicamente, que esas y otras decisiones a implementar como parte de la estrategia dan salida al 95,3 por ciento de los mil 611 planteamientos recogidos durante una amplísima consulta popular que abrió las puertas a todos los interesados en decir.

Pero ni sorprenden ni entorpecen lo previsto, más allá de las confusiones gestadas con muy mala saña. El INDER, la Federación Cubana de Beisbol y la comisión nacional de ese deporte saben de las potencialidades a explotar por esas vías y el país las reconoce.

“Seguiremos avanzando en el perfeccionamiento de nuestra economía. Desde el Gobierno, todo el apoyo a las nuevas Mipymes y cooperativas”, ha dicho el Primer Secretario del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

¿Por qué el Estadio Latinoamericano, por ejemplo, no puede erigirse en una empresa que incluya restaurantes, cafeterías, áreas de juegos para niños y otras ofertas, aprovechando sus muchos espacios, no utilizados ahora en toda su magnitud?

¿Qué convertiría en “sacrilegio” que ese y otros estadios convoquen a las Mipymes y cooperativas a presentar proyectos enfocados en beneficios compartidos, sin que ello –ya lo hemos afirmado- devenga obstáculo para esencias irrenunciables?

Variantes hay muchas. Y serán aplicadas, porque nos asisten el derecho y el deber de hacer más sustentable un deporte protagonista de páginas gloriosas negadas a naciones desarrolladas, ajenas al Bloqueo recrudecido por el mismo imperio que sueña con destrozarlo.

(RCA)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s