¡A 127 años del 24 de febrero de 1895 seguimos en combate, y venceremos! (+Infografía)

Este 24 de febrero, más que nunca antes, los cubanos de vergüenza, los agradecidos, los que jamás traicionaran la obra sagrada de la independencia y la Revolución cubana, construidas con el sacrificio “de todos y para el bien de todos”, recordamos las palabras del Apóstol José Martí en vísperas del reinicio de la contienda libertaria de 1895.

“En guerra vivimos, con nombres de paz, y el triunfo será necesariamente de los más preparados, y de los más astutos.”- Así apuntaba en su momento aquel hombre de visión infinita, y agregaba: “guerra es pujar, sorprender, arremeter, revolver un caballo que no duerme sobre el enemigo en fuga, y echar pie en tierra con la última victoria. […] De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento”.

Esa fue la principal estrategia del organizador de la tercera gesta mambisa del siglo XIX en Cuba, y así debe perdurar por siempre en la política nacional defensora de la integridad y soberanía de la patria frente a los groseros empeños de dominación imperialista por parte de los gobiernos sucesivos de la Casa Blanca, traducidos en un recrudecido y genocida Bloqueo Económico, Comercial y Financiero que supera los 60 años, y en nuevas agresiones subversivas, mediáticas y culturales con el propósito de romper la unidad del pueblo cubano y destruir su Revolución cubana.

A pesar del impacto real de tanta infamia, nuestra misión suprema es evitar que lo consigan. Nos corresponde trabajar sin descanso para tener mejor economía y mejor futuro, defender la tranquilidad ciudadana, salvaguardar nuestras conquistas sociales y lograr que nadie quede desamparado. Nos toca asimismo, salvaguardar el amor, el respeto a las diferencias, la fe y la solidaridad humana como valores universales y condición indispensable para sostener la paz entre los hombres y nos asiste el deber y el derecho de decidir nuestro propio destino y aprobar nuestras propias leyes y códigos de vida sin odios importados ni injerencias extranjeras.

Como exaltara el Apóstol hace ya 127 años, a sólo unos días de aquel glorioso 24 de febrero de 1895; y tal como lo reiterara asimismo el eterno Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en múltiples ocasiones, “la libertad de la patria es la mayor dicha para un pueblo digno”. Por ella, y por los miles de compatriotas que cayeron en la manigua, en el llano y en la sierra durante casi un siglo de batallas y victorias, seguimos en combate, y venceremos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s