En Cuba, la mayoría de los niños de dos años en adelante están vacunados contra la COVID-19

En Cuba, la mayoría de los niños de dos años en adelante están vacunados contra la COVID-19

La Habana, 3 mar- Alrededor de las 4:00 p. m. la mayoría de los días de semana, niños vestidos con uniformes rojos y blancos caminan a casa desde la escuela junto a sus familias. Casi todos, junto con sus hermanos mayores de dos años, están vacunados contra el COVID-19. Dos años después de la pandemia, Cuba ha logrado una serie de primicias.

Cuba es el único país que actualmente vacuna a la mayoría de los niños a partir de los dos años, inoculándolos con sus propias vacunas contra el covid-19, el país más pequeño del mundo que ha desarrollado una propia. Junto con Chile, Cuba tiene la tasa de vacunación más alta de América, con el 94% de las personas que han recibido al menos una dosis.

“Es una dicotomía terrible”, dijo Helen Yaffe, experta en Cuba y profesora de historia económica y social en la Universidad de Glasgow en Escocia:

“Los propios cubanos son muy conscientes, por un lado, de que son el único país de América Latina y el Caribe que ha producido una vacuna contra el covid-19. Y al mismo tiempo, los cubanos luchan por conseguir antibióticos, paracetamol y medicamentos para la diabetes”. (El paracetamol se conoce como acetaminofén en los EE.UU.)

La isla comenzó a vacunar a su población pediátrica en septiembre. Sin dinero en efectivo y lidiando con su mayor crisis económica en tres décadas, la isla tuvo que depender de las donaciones de millones de jeringas de grupos en los EE.UU.

“En mi opinión, somos el único país que realmente realizó una campaña nacional masiva de vacunación infantil”, dijo el Dr. Vicente Vérez, director del Instituto Finlay de Vacunas, el instituto cubano de investigación epidemiológica que desarrolló las vacunas Soberana 02 y Soberana Plus.

Vérez, junto con otros científicos cubanos y expertos internacionales en salud pública, dicen que la vacunación masiva de niños, que corren menos riesgo pero son los principales transmisores de covid, ayudó a la isla a evitar la última ola de la variante ómicron del coronavirus, que azotó a Cuba, mucho menos severamente de lo que se había temido.

“Si comparas ómicron en Cuba con ómicron en Europa, encontrarás que era 10 veces menor”, dijo. No es posible, continuó, explicar que “solo diciendo que todos los adultos están vacunados, porque los adultos están vacunados en muchos países”.

Las tasas de infección en Cuba se han reducido en más del 80% desde su pico de enero, y la isla registra solo unos pocos cientos de casos por día, sin muertes por covid en los últimos días, según datos del Ministerio de Salud Pública. La evidencia se confirma de manera anecdótica: cuando la variante delta estaba desenfrenada el verano pasado, todos en la capital parecían conocer a alguien que tenía covid; ahora, oír hablar de alguien con la enfermedad es raro.

Con poblaciones adultas vacunadas contra el covid, muchos países han pasado a inmunizar a los niños. La Organización Mundial de la Salud ahora recomienda que los países vacunen a los niños a partir de los cinco años, siempre que las poblaciones adultas y de alto riesgo estén cubiertas.

China y Chile están vacunando a niños de tres años. EE.UU. también se está volviendo más joven: en octubre, la Administración de Alimentos y Medicamentos autorizó  el uso de la vacuna Pfizer-BioNTech en niños de hasta cinco años (Pfizer pronto solicitará la autorización de la FDA para vacunar a niños de seis meses a cuatro años).

¿Más datos?

Si bien vacunar a los niños significa menos covid para todos, los expertos en salud pública dijeron que les gustaría ver más datos de Cuba sobre sus vacunas contra el covid-19. Cuba no ha publicado datos de ensayos a gran escala de fase tardía en revistas revisadas por pares.

“El gobierno cubano y los científicos que están trabajando en estas vacunas necesitan proporcionar a la comunidad pública mundial datos para infundir confianza”, dijo William Moss, director del Centro Internacional de Acceso a Vacunas de Johns Hopkins.

Los desarrolladores cubanos de vacunas responden que han publicado dos artículos con los resultados de los ensayos de sus vacunas en revistas revisadas por pares (Lancet America y Vaccine publicaron datos de los ensayos de fase 1) y tienen más en preparación.

Los ensayos, dicen, encontraron que dos dosis de Soberana 02 seguidas de una dosis de Soberana Plus tenían más del 90% de efectividad, sin efectos adversos graves en los niños. Se encontraron reacciones adversas graves en menos del 0.01% de los 1.7 millones de niños que fueron vacunados, dicen.

Cuba solicita la “precalificación” de la OMS para tres de sus vacunas contra el covid, un sello de aprobación necesario para vender sus vacunas a COVAX, el mecanismo de la OMS que ha distribuido 1 000 millones de dosis de vacunas contra el covid a países de bajos y medianos ingresos.

Vérez, el desarrollador de la vacuna, dijo que Cuba enviará todos los datos a la OMS a fines de marzo.

Antes de otorgar la precalificación, la OMS evalúa la seguridad y eficacia de una vacuna e inspecciona la calidad de sus instalaciones de producción. Las vacunas cubanas han sido precalificadas en el pasado. Pero los analistas dicen que Cuba puede estar posponiendo la presentación de todos los datos hasta que una nueva instalación de producción de vacunas en el Puerto de Mariel, que se inauguró en noviembre, esté en pleno funcionamiento.

Hay razones positivas para explicar la baja tasa de reticencia a vacunarse en la isla. A diferencia de las vacunas de ARNm, como las de Pfizer-BioNTech y Moderna, o las vacunas basadas en adenovirus, como la Sputnik V, que utilizan tecnología innovadora, la plataforma de vacunas que los científicos cubanos han utilizado para construir sus vacunas contra el covid ha existido durante décadas.

“A nivel molecular, usamos una tecnología algo más tradicional”, dijo Vérez. “Estas (vacunas) de proteína recombinante son más tradicionales en el sentido de que sabemos lo que sucede, porque algunas de ellas las hemos usado durante mucho tiempo en niños”.

El Dr. Peter J. Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical de la Facultad de Medicina de Baylor en Houston, dijo: “Las vacunas de proteínas generalmente tienen un buen historial de seguridad”. Agregó que las vacunas proteicas son comunes para inocular a los niños contra la hepatitis B y la haemophilus influenzae tipo b.

Cuba comenzó a invertir en biotecnología en 1981, apenas cinco años después de que Genentech, la primera empresa biotecnológica del mundo, se  incorporara  a EE.UU. El sector ahora emplea a 20 000 personas.

“Los cubanos están acostumbrados a las vacunas producidas en el país”, dijo Yaffe, académico de la Universidad de Glasgow. La isla produce ocho de las 12 vacunas utilizadas en su programa de inmunización infantil.

Y en una isla que tiene la proporción médico-paciente más alta del mundo, la implementación fue rápida. “La cultura de prevención a través del uso de vacunas es promovida por trabajadores comunitarios de la salud que conocen su vecindario, conocen a las familias y ayudan a garantizar que todos los niños sean vacunados”, dijo el Dr. Jon K. Andrus, ex director regional del programa de inmunización de la Organización Panamericana de la Salud y profesor de salud pública en la Universidad George Washington.

Zenia Vega, cuya hija de cuatro años, Alexandra Albisa, fue vacunada el año pasado, dijo: “Es más probable que mi hija se mantenga saludable ahora que está vacunada. Los niños son una prioridad en Cuba”.

(CubaDebate)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s