El homenaje sincero a José Martí en Guatemala (+Fotos)

El homenaje sincero a José Martí en Guatemala

Ciudad de Guatemala, 19 may.- Cada 19 de mayo, cubanos y guatemaltecos llegan hasta la capitalina avenida Las Américas, donde la estatua de José Martí sobresale junto a las de otros independentistas del continente.

El homenaje al amigo sincero, en la Plaza Jardín que lleva su nombre, trae a la memoria la llegada aquí de la escultura del Héroe Nacional de Cuba, el 23 de agosto de 2013.

 el-homenaje-sincero-a-jose-marti-en-guatemala

Cuentan que colocar la efigie de tres metros fue todo un reto, pero el joven escultor cubano Andrés González quedó complacido, pues no tuvo ni un rasguño.

Un despacho de Prensa Latina de ese día recuerda cómo trabajadores, auxiliados por una grúa, ayudaron a hacer realidad el proyecto de González, quien estuvo pendiente del meticuloso traslado de la obra desde la Escuela Taller de la Municipalidad hasta la concurrida calzada, a unos 10 kilómetros.

«Creo que es un honor justo, un reconocimiento a su impronta y al cariño que tanto él sintió por el pueblo guatemalteco, como el que el pueblo guatemalteco siente por Martí», expresó Roberto Blanco, entonces embajador de Cuba en la tierra del Quetzal, cuando el 29 de agosto ocurrió la inauguración oficial del monumento.

«Es un templo a la hermandad y un reconocimiento a la lucha de los dos pueblos», ratificó Blanco, y desde entonces el Maestro quedó más enraizado en la memoria colectiva.

Decenas de curiosos que pasaban por el lugar registraron en sus celulares la imagen del Héroe Nacional de Cuba, quien vivió de 1877 a mediados de 1878 en Guatemala, un breve pero intenso periodo de tiempo.

«El peregrino humilde», como se autodefinió al llegar a finales de marzo a este país centroamericano, está sobre un pedestal de más de seis metros y cuenta con una armazón de hierro cubierta con cemento y polvo de piedra de las montañas del oriente guatemalteco.

Un Martí con un libro apretado a su pecho junto a una rosa extiende el brazo izquierdo en señal de gratitud, esperanza, merecimiento…

«…Sin perturbar mi decoro, sin doblegar mi fiereza el pueblo aquel, sincero y generoso, ha dado abrigo al peregrino humilde. Lo hizo maestro que es hacerlo creador. Me ha tendido la mano y yo la estrecho», escribió en su ensayo «Guatemala» a modo de agradecimiento por todo el cariño recibido de «una tierra hospitalaria, rica y franca».

Al apreciarlo, cada caminante se lleva una idea diferente del brillante orador, docente y poeta que dejó un profundo lazo cultural y de amistad entre dos pueblos de la que él llamó aquí por primera vez Nuestra América.

 el-homenaje-sincero-a-jose-marti-en-guatemala

Si es cubano quizá evoque de inmediato un verso libre conocido desde la infancia: Cultivo una rosa blanca/en julio como en enero/para el amigo sincero/que me da su mano franca.

Si es guatemalteco, vendrá a su memoria el poema IX de los Versos Sencillos y la estrofa inicial que a la izquierda del monumento aparece en una pequeña tarja: «Quiero, a la sombra de un ala,/Contar este cuento en flor:/La niña de Guatemala,/La que se murió de amor».

(PL)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s