Si “están allá”, ¿por qué reclaman una causa de “los de aquí”?

Si “están allá”, ¿por qué reclaman una causa de “los de aquí”?

La Habana, 1ro mar.- Hace poco más de siete meses Carlos Lazo, un profesor cubano emigrado a los Estados Unidos, se montó en una bicicleta y salió a pedalear con sus hijos y sobrinos. Era el 12 de julio de 2020 y no un paseo cualquiera.

Duró todo un mes. 5000 kilómetros entre Seattle y Washington DC. Se turnaban cada 50 millas aproximadamente, mientras en una caravana iban alternando su descanso. Los acompañaban las banderas cubana y norteamericana, también la Virgen de la Caridad del Cobre.

Querían llamar la atención, plantarse en la Casa Blanca y pronunciarse por el fin del bloqueo que durante más de 60 años asfixia a “su gente”.

Lo que entonces podía parecer una locura apasionada, hoy se multiplica por diversos Estados de esa nación y cruza la frontera hasta llegar a Canadá.

En las últimas 24 horas se produjo una caravana que pretende construir “Puentes de Amor” y que continuará como obra en ejecución, cada último domingo de los meses que están por venir.

Hubo música cubana, carteles y gente coreando: ¡Abajo el bloqueo!, ¡Paz y amor! y ¡Viva Cuba!, en Miami, Seattle, New York, Los Ángeles, Washington, Minneapolis, Ottawa y Montreal. El doble de las ciudades a las que llegó la misma iniciativa el pasado 31 de enero. Hoy nos desplazaremos por algunas de ellas.

Dice Carlos que ha sido una “cosa orgánica” el hecho de que se vayan sumando “hermanos” de distintos lugares. Establecen las conexiones a través de “la voz de la gente” entre amigos y familiares, mensajes vía Internet y Facebook.

“No es que haya dinero de por medio. Somos nosotros con nuestros propios recursos tratando de que nuestros dos países se abracen”.

“Desafortunadamente los medios, aquí en Estados Unidos no cubren este tipo de cosas”, me comenta el gestor de la Fábrica de Sueños, en un audio vía WhatsApp. Y continúa explicando que la lucha, también es contra el bloqueo informativo.

“Por ejemplo, en Miami, donde hay tantas personas que están a favor de que se reabra la embajada en la Habana, de que podamos enviarles remesas a nuestros familiares, de que se quiten muchos aspectos de los que hacen el bloqueo cada vez más cruel y difícil, no se enteran de que hay una caravana y de que hay gente luchando por esto”.

Aun así, reclaman ser escuchados. Sacan pancartas. Vuelven a gritar en las calles y poner música cubana.

¿Por qué insistir en la lucha del bloqueo, también del lado de allá? —le pregunto—. Lazo justifica que es una cuestión que sobrepasa las ideologías y políticas; se refiere a las sanciones tachándolas de “criminales y crueles” y añade que a quienes más castigan es al cubano de “a pie”.

No obstante, aclara que no solo está motivado a luchar por la familia que le queda a 90 millas o por los “los 11 millones de hermanos que viven en Cuba” sino también “por los que estamos aquí, que sufrimos las consecuencias de estas restricciones”—comenta—.

“Las sanciones que castigan al pueblo cubano en la Isla, también castigan a los que vivimos aquí y al pueblo norteamericano. Los norteamericanos no pueden viajar a Cuba libremente. Tienen prohibiciones (…) Los norteamericanos también se enferman de COVID y en Cuba se fabrican medicamentos, se investiga, por qué no van a poder disfrutar los norteamericanos y la gente de todo el mundo de los avances científicos de Cuba”.

“Cuando una medicina se hace en Cuba y no se puede comercializar en los Estados Unidos, también se está haciendo sufrir al pueblo norteamericano (…) Luchamos del lado de acá, porque es una lucha de todos”—dice él—. Y para todos—creo—.

Elena Freyre es activista de Paz y Amor, también presidenta de Fornorm, la fundación por la normalización de las relaciones Cuba-Estados Unidos. Estuvo entre carteles y consignas este domingo, porque “como mujer cubana que ama a su Patria, no puede permanecer callada ni cruzada de brazos mientras su pueblo sufre ataques e injusticias”.

Dice que todo cubano que ama a su país tiene el deber de luchar contra “el injusto y cruel bloqueo”, no importa en donde se encuentre. Mientras el “movimiento crece y se multiplica”—como ella afirma— no esconde la fe en que provoque algún efecto en la opinión pública, también en la Administración Biden.

“Ciertamente demuestra que somos muchos los cubanos aquí que queremos el fin de las crueles medidas impuestas por el gobierno de Estados Unidos contra el pueblo cubano”.

El final de la respuesta al cuestionario es algo así como un grito por Gmail, la euforia de la marcha: “¡El bloqueo tiene que terminar!”.

Nachito Herrera vive en Estados Unidos hace alrededor de 20 años. Se graduó en el Instituto Superior de Arte. Hoy es músico, pianista y miembro de la Iglesia Presbiteriana de Minneapolis, la cual en una treintena de ocasiones ha realizado viajes—según dice— de “ayuda humanitaria a nuestro país”.

“Creo que vamos a tener un impacto muy grande con lo que estamos haciendo, creando puentes de amor entre estos dos grandes países, muy pronto podremos ver los buenos resultados”.

Al igual que Carlos Lazo asegura que no se trata de una lucha política, sino humanitaria. Y si hay un motivo que lo impulsa a llevarla adelante, es el hecho de haber nacido/sufrido “en un país arreciado por el bloqueo”.

Tiene la esperanza de que “pronto podamos ver el levantamiento” y la premisa: “La persona que viva en Cuba, Estados Unidos o cualquier país del mundo, que no ame y defienda a su Patria está vacía completamente por dentro”.

Yuri Pedraza Gómez es el presidente de la comunidad cubana en Canadá, una organización sin fines de lucro que se fundó hace más de diez años en Montreal y pretende unir a los cubanos radicados en ese país, facilitarles gestiones y documentos.

Su labor como activista empezó desde mucho antes, con la preparación de otros eventos comprometidos con el bienestar de Cuba, como la liberación de los Cinco Héroes.

Cree que el bloqueo es lo más inhumano que existe y menciona—dolido—los precios desorbitantes de productos y medicinas que impiden el acceso a los cubanos … situaciones que ha visto durante todos estos años.

Dice Pedraza que está motivado por el amor a los suyos y en ese no-querer verlos “pasando trabajo”. Está convencido de que cuando se quite el bloqueo “todo va cambiar y coger un camino mejor para nuestro país”.

?? La Habana

Este 28 de febrero hubo frío, lluvias y tráfico incómodo en algunos puntos de esas ciudades. No fue un freno para que cientos de cubanos emigrados y gente de distintas ciudadanías se manifestara con la convicción de que serán escuchados, de que es preciso el fin de la política de bloqueo y que no hay unos de “allá” y de “aquí”, cuando hablamos de un crimen de lesa humanidad.

(CubaDebate)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s