Letras de Género desde el aislamiento, dos años después

Letras de Género desde el aislamiento, dos años después

La Habana, 15 ene.- Estas son líneas escritas desde el aislamiento. Cuando en enero de 2020 comenzamos esta columna, no teníamos idea de las vueltas que daría el mundo durante los meses siguientes. No podíamos prever las nuevas normas que impondría la pandemia, ni la cantidad de entrevistas que haríamos a través de audios de WhatsApp. Tampoco sabíamos -aunque aún nos asusta lo rápido que se instalaron- los nuevos desafíos que implicaría la covid-19 para las mujeres en todo el mundo.

Al fin y al cabo, pandemia y aislamientos mediante, durante los últimos dos años diversas organizaciones han registrado un incremento de la violencia de género al interior de los hogares y en las redes, una sobrecarga de las labores domésticas y de cuidados para las mujeres, así como tensiones en los servicios de salud sexual y reproductiva que deberían estar disponibles para todas, entre otros conflictos. Cuba no ha estado al margen

En cualquier caso -y como en tantas otras cosas de la vida- el virus de marras también ha sido una constante en esta cita semanal para hablar de género. Ahora, a quienes escribimos estas Letras… nos ha tocado más cerca que nunca, y por aquello de ser madre e hija nos llegó a la par. Pero entrarle al 2022 aisladas en casa nos sirvió, al menos, para hacer balance de lo que fue la columna a lo largo de su segundo año, de los principales temas abordados en ella, de las alianzas logradas, de todo lo que faltó por hacer.

Si de género se trata, los últimos doce meses fueron intensos para Cuba. No solo se confirmó una visibilización mayor de las diversas violencias y micromachismos latentes aún en nuestra sociedad de herencias patriarcales, sino que, muchas veces, estos temas se convirtieron en puntos de mira para polémicos debates en las redes sociales. Por suerte, los tiempos de pandemia también fueron un impulso para diversas iniciativas, proyectos y acciones gubernamentales que tuvieron momentos culminantes en la aprobación del Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres y de una Estrategia Integral para la atención y prevención de la violencia de género. Además, constatamos una presencia mayor de estos temas en varios medios de prensa.

Mientras, desde este espacio en Cubadebate intentamos ser fieles al compromiso marcado de reflexionar, una vez a la semana, acerca de cómo los mil y un asuntos de la vida diaria impactan de forma diferenciada a mujeres, hombres y también a personas de diferente orientación sexual, identidad de género o que son diversas de otras muchas maneras.

¿Logramos tomarle el pulso a un país donde los debates sobre igualdad e inclusión estuvieron más presentes que antes? No siempre. Pero lo intentamos. Las diversas manifestaciones de violencia y las estrategias para su prevención, el desafío que implican las labores de cuidado, el nuevo Código de las Familias, los debates en torno al acoso y al abuso, las brechas de género que aún persisten y el tratamiento de estos temas en propuestas culturales diversas formaron parte de nuestras entregas.

A inicios de 2021 consultamos a especialistas de diversos campos y listamos los principales desafíos que debería enfrentar la Isla en materia de género. En aquel momento, las expertas refirieron como puntos candentes la responsabilidad de las tareas de cuidado, con sobrecarga para las mujeres; las brechas de empoderamiento derivadas del ordenamiento económico, incluido el posible impacto sobre el empleo; el sistema integral e integrado de atención a la violencia machista; el proceso de debate y aprobación del Código de las Familias; la atención de las uniones tempranas y el embarazo adolescente y los mitos y estereotipos que obstaculizan la igualdad.

¿De qué hablamos en 2021? Imagen: Dixie Edith.

En cierto modo, conseguimos corresponder la agenda marcada por aquellas pautas. Aunque aún resta mucho por hacer. Según nuestro conteo, durante el 2021 publicamos 45 trabajos y entre los temas más abordados estuvieron la atención y prevención de las diversas manifestaciones de la violencia de género, los desafíos asociados a la nueva legislación familiar, la distribución de las tareas de cuidados, las brechas y roles de género latentes en muchísimos sectores económicos, sociales y culturales y algunos de los proyectos de activismo feminista que se articulan en el país para desmontar estereotipos.

Además, hablamos de los retrocesos para las mujeres de Afganistán, de violencia simbólica, de ruralidad; de la COVID-19, los aislamientos y sus impactos; de los derechos de la comunidad LGBTIQ y de comunicación. También reflexionamos en torno a lo que implica realmente ser feministas, sobre redes sociales e influencers y hasta hubo espacios para las Olimpiadas de Tokio.

Al filo del 2020 visualizábamos un espacio “para pensar y soñar”, donde lo personal “fuera político” y donde convivieran críticas, muchas reflexiones y también soluciones. Y lo veíamos como un ejercicio compartido, porque si algo hemos aprendido es que hay muchas maneras de saberse y comportarse como feministas. En este 2021 que se fue también dimos algunos pasitos en ese camino hacia una propuesta más plural. Así, compartimos créditos y reflexiones con otras colegas o “prestamos” la columna para otros acercamientos a esa realidad heterogénea en que vivimos.

¿Quiénes escribieron en 2021? Imagen: Dixie Edith.

Dos años después, con 96 Letras… sobre nuestras espaldas, las respuestas de decenas de especialistas en nuestras páginas y cientos de comentarios recibidos, reconocemos que no siempre ha sido fácil mantener este espacio semanal. En ocasiones los compromisos laborales y familiares nos han puesto contra la pared y en otras, los micromachismos con los que chocamos a diario -también entre las reacciones a nuestro espacio- han amenazado con vencernos. Como decíamos aquella cada vez más lejana primera vez, “desmontar estereotipos y arrancar de cuajo los mitos que nos limitan” sigue siendo “más importante que nunca”.

La cultura patriarcal, transmitida de generación en generación, sigue marcando las relaciones de las mujeres con la sociedad y los prejuicios, la violencia y el machismo llegan muchas veces a nuestras vidas, a nuestra sección. Pero no nos cansamos, los desafíos están ahí e insistimos en develarlos. Seguimos abriendo sombrillas violetas.

(CubaDebate)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s